Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 10 de agosto de 2020
  • Actualizado 18:24

TUDELA

¿Y las peñas qué? Peña Andatu

Las fiestas sin las peñas no se entenderían y este extra sin ellas, tampoco. Es por ello que nos ponemos en contacto con ellas para tirar de imaginación y sumergirnos en un hipotético día frenético de fiestas con la ANDATU. Mientras tanto, los de LA TEBA, que de cine saben un rato, ahí andan grabando un corto. Desde la BETERRI y LA ORDEN DEL VOLATÍN nos dan ánimos y El FRONTÓN nos recuerdan quiénes fueron.

Peña Andatu
Peña Andatu
¿Y las peñas qué? Peña Andatu

Relatividad fiestera

 

Estamos casi seguros de que Albert Einstein jamás pisó Tudela. Quién nos iba a decir que, pese a ello, se podría entretejer una historia que pusiese al uno frente a la otra. ¿Las Fiestas de Tudela y la teoría de la relatividad unidas? Bueno, la primera persona que mezcló vino tinto con refresco de cola también asumió riesgos. Y ganó, claro.

Como premisa fundamental, convendremos que el tiempo es una dimensión maleable y que puede estirarse y contraerse como un chicle Boomer o un sueldo mileurista. Así pues, con permiso de don Alberto, vamos a hacer una libérrima interpretación de sus teorías para comprimir toda una semana de actos en una santanera jornada intensiva que comenzaría, no puede ser de otro modo, con un contudente almuerzo a base de huevos fritos “con de todo”, hay que estar nutrido para menear con garbo la pancarta acompañando a nuestra txaranga Udekasi camino del Cohete. 

Tras sonar el mismo, combinaremos el bullicioso y tradicional pasacalles con otro acto, digamos, más tranquilo: un pintacaras que hace las delicias de los más peques de la Peña, pues de casta le viene al galgo dice el refranero y “the times they are a-changing” dice Bob Dylan.

En este día festivo non-stop continuaríamos animando el vermú tudelano al son de la txaranga para terminar la mañana reponiendo fuerzas de nuevo. ¿El menú? Ligerito: txuletones y gorrina asada, por supuesto. No se admiten cabezadas entre plato y plato porque la tarde viene cargada y ofrece diversas opciones: con toros o con conciertos alternativos, con la gloriosa Bigbandatu o con el proverbial AndaTu Cara me Suena. Una tarde de regocijo musical que cristalizará en uno de nuestros actos insignia: el homenaje al Señor Tomás con Aroa desternillando a miles de personas en Herrerías. 

Una vez desmontado el escenario, y aún con las lágrimas de risa prendidas en los párpados, correremos de nuevo al patio para disfrutar de conciertos de todos los estilos y en todos los idiomas. Tras el último acorde, y con el arresto de fuerzas que dan la amistad y el buen rollo, enfilamos con la txaranga dirección a la Plaza Nueva para entonar el Pobre de Mí, pero la fiesta no terminará hasta que, hacia las dos y media, el Premio Borrajas orle el currículum fiestero de quien más haya disfrutado de esta sem... perdón, de este día de Fiestas.

Albert Einstein no estuvo nunca en Tudela. El tiempo es relativo. No se puede concentrar en un día todo lo que hace una Peña en Fiestas. Todas las afirmaciones anteriores son ciertas. También lo es la siguiente: el año que viene volveremos con más fuerza. Y os esperamos a todos y a todas.

Salud y Andatu.

Peña Andatu