Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 10 de agosto de 2020
  • Actualizado 17:53

NAVARRA

Sin fiestas y sin ferias

La Tómbola Antojitos no podrá poner a la venta este año sus boletos, este verano Tudela y toda Navarra se quedará sin la emoción de conseguir alguno de sus preciados premios.

La Tómbola Antojitos la podemos ver en San Fermín en Pamplona o en Santa Ana en Tudela
La Tómbola Antojitos la podemos ver en San Fermín en Pamplona o en Santa Ana en Tudela
Sin fiestas y sin ferias

¿Quién no ha participado alguna vez en la tómbola para ver si le tocaba algo que llevarse a casa? ¿Quién no se ha montado en los autillos de coche, en la rana o en el barco vikingo? ¿Quién no ha tirado unos dardos a los globos o unos perdigones a los palillos? ¿Quién no ha estado en una feria de pueblo durante las fiestas de su localidad u otros pueblos? Este año no podrá ser, no va a haber fiestas ni tampoco ferias en las que echar la tarde o la noche con amigos y familiares. Como resultado de ello, tampoco estarán los feriantes, quienes muchos de ellos, esta es su forma de vida y sus únicos ingresos. 

Nos hemos puesto en contacto con Agosti Ortega, responsable de la Tómbola Antojitos para que nos desgrane el futuro poco halagüeño al que se tienen que enfrentar este año los feriantes. “Para nosotros está suponiendo un impacto económico terrible porque nuestreo esfuerzo y dedicación durante tres generaciones ha sido dedicada únicamente al mundo de la feria. Nosotros acudíamos a las fiestas de San Fermín en Pamplona, luego veníamos a las de Santa Ana en Tudela, acudíamos después a las fiestas del Puy en Estella... ¿y este año qué vamos a hacer?” se pregunta. Durante la temporada alta del verano participaban en una veintena de ferias, a las que hay que sumar unas cinco ferias más durante el resto del año. 

Tómbola Antojitos

Desde la Tómbola Antojitos nos explican que la situación de todo el colectivo feriante es “crítica y precaria porque el ingreso es nulo. Nos sentimos totalmente desamparados y la mejor ayuda que nos podrían dar es poder trabajar. Nosotros deseamos volver a cada ciudad con nuestra alegría, color e ilusión”, dicen. Es por ello que no van a parar de luchar para poder volver a abrir, aunque son conscientes de que las perspectivas no son muy buenas. 

Dadas las circunstancias la supervivencia del sector feriante está crítica y por eso Agosti Ortega indica que una serie de ayudas podrían permitirles cierto desahogo. “Que nos dejen abrir nuestros negocios con los mismos protocolos que parques de atracciones, parques temáticos, centros comerciales y cualquier tipo de evento al aire libre. Que nos dejen entrar en el epígrafe de ocio y cultura, ya que conlleva reducciones de IVA y que los ayuntamientos apliquen una reducción de las tasas municipales”, proponepara un sector que corre importantes riesgos de no poder volver a abrir.