Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 19 de enero de 2021
  • Actualizado 19:26

PLUMAS AL CIERZO

La ciudad barroca

Tenaquín (Pablo Jesús Sesma) nos escribe este poema sobre Corella.

La ciudad barroca

Le llaman a Corella,
la ciudad barroca:
pobre en leña 
y rica en pan.

Gentes serias y frías 
tercas a la modelización
del forjador en la fragua.

Caras como el vino tinto,
Muchas tabernas
y ninguna librería
en el canto medieval.

Exuberancia sacra
y moralizante,
un hablar alcahuete de los
continuos cotilleos,
hacen las fiestas de alegría
hipócrita y malvada.

El arte sacro parroquias
y conventos tantos para 
una ciudadilla tan pequeña
que tienen que ir a misa 
varias veces para ver
como se llena.

Las casonas y los palacios
decadentes
unos restaurados y otros
desaparecidos,
los escudos y emblemas
que adornan
las nuevas casas de estilo
neomudéjar
llaman la atención histórica.

El cierre denominado
a Corella,
Ciudad del vino
y del barroco,
un proverbio que tanto llena
el alma del Crucero.

YO SOY DE CORELLA.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad