Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 21 de septiembre de 2019
  • Actualizado 22:05

Cómo llevar a cabo el mantenimiento de una puerta de garaje

La puerta del garaje es la puerta más grande de una casa, pero también, y con demasiada frecuencia, la más descuidada.

Cómo llevar a cabo el mantenimiento de una puerta de garaje
Cómo llevar a cabo el mantenimiento de una puerta de garaje
Cómo llevar a cabo el mantenimiento de una puerta de garaje

La puerta del garaje es la puerta más grande de una casa, pero también, y con demasiada frecuencia, la más descuidada. Tarde o temprano, puede recordarle esta falta de atención al negarse a abrirse o cerrarse completamente, al emitir un sonido desagradable con cada movimiento o al dejar que el aire frío circule por el interior del garaje debido a que la puerta por un mal uso se ha desencajado, o ya no cierra igual que cuando era nueva.

Estos suelen ser los problemas que más se encuentran las empresas que se dedican a la reparación de puertas de garaje en Madrid.

Verificación del correcto funcionamiento

Lo primero que debe hacer es operar manualmente la puerta de su garaje por lo menos una vez al año. ¿Por qué manualmente? Porque muchos problemas de funcionamiento pasan desapercibidos porque su puerta de garaje está equipada con un sistema mecánico de apertura/cierre llamado "automatismo" o, más comúnmente, "abridor de puerta de garaje". Esto último, si bien es conveniente, evita que oiga o sienta el estrés de la puerta de su garaje.

 Una prueba manual revelará una rotura de algunos de los ruedines o un desalineamiento del panel, lo cual usualmente resulta en fricción en las guías. Pero lo más importante es que el movimiento manual comprobará la tensión de los resortes. Cualquier desajuste de este tipo impedirá que la puerta permanezca en punto muerto cuando esté entreabierta y la hará muy pesada durante el levantamiento.

Una puerta de garaje bien ajustada debe ser fácil de levantar

Con la leve fuerza de una mano una puerta bien mantenida o cuidada se debe levantar, por muchos kilos que pese, y una puerta de garaje, pesa y mucho. Sin un equilibrio adecuado, el operador se verá sobrecargado y su vida útil se reducirá considerablemente.

El ajuste del sistema de elevación de una puerta de garaje (muelles, cables y otras piezas) es un trabajo delicado que conlleva el riesgo de lesiones. Por eso se recomienda confiarlo a un profesional.

Durante la prueba manual, también debe asegurarse de que la puerta del garaje se abra y cierre completamente. Si es necesario, consulte el manual de instrucciones del motor eléctrico para ajustar con seguridad los controles de carrera o fuerza, así como para reajustar la tensión de la cadena o de la correa de transmisión. 

La reparación de puertas automáticas se debe realizar de una manera diferente a las manuales, ya que son los motores los que sufren de un mal mantenimiento de las mismas.   

Limpieza y lubricación

En el lado de mantenimiento, las piezas de ferretería móviles (ruedas, bisagras, poleas, muelles y cierres) y los raíles deben lubricarse dos veces al año con aceite (por ejemplo, a base de silicona) después de comprobar la resistencia de su montaje o anclaje.

Además, las propiedades de acabado exterior de la puerta durarán más si los paneles se lavan periódicamente con los mismos productos (jabón suave) e instrumentos utilizados para un automóvil. La aplicación anual de una capa de cera para automóviles facilitará su mantenimiento. No utilice un rociador de agua a alta presión.

Burletes, ruido y seguridad

El burlete alrededor del marco y en la parte inferior de la puerta debe limpiarse con un detergente suave y lubricarse con un producto a base de silicona, no a base de petróleo, ya que este último reduce la flexibilidad de la goma. El burlete debe encajar perfectamente alrededor de la puerta para evitar la entrada de aire. Reemplácelo si es necesario. Preste especial atención a la condición de la moldura tubular en la parte inferior de la puerta. 

Lubricar los herrajes reducirá el ruido de funcionamiento de la puerta. Otra forma de contribuir es optar por ruedas de nylon blanco con cojinetes de bolas o preferir un operador con una correa (en lugar de una cadena) y fijado al marco de la casa sobre cojinetes de goma.

Para garantizar la máxima seguridad en el uso de su puerta de garaje, se recomienda principalmente:

Comprobar regularmente el correcto funcionamiento del sistema de inversión de la puerta, controlando su ascenso automático en caso de contacto o de detección de un obstáculo (persona u objeto) en su trayectoria;

Asegurar el suministro de energía adecuado y la alineación de los rayos fotoeléctricos instalados cerca del suelo a cada lado de la puerta;

Inspeccione el estado de los cables de seguridad de acero que fijan los resortes de extensión a la puerta y a los rieles para asegurarlos en su lugar y evitar lesiones y otros daños en caso de rotura.