Plaza Nueva

  • Diario Digital | Miércoles, 24 de Abril de 2019
  • Actualizado 20:23

La Policía Nacional desarticula una banda itinerante responsable de robos en viviendas de Pamplona y en Tudela,

La Policía Nacional desarticula una banda itinerante responsable de robos en viviendas de Pamplona y en Tudela,

Últimas actuaciones de la Policía Foral de Navarra

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una banda responsable del asalto a 17 viviendas en Navarra, La Rioja, País Vasco y Madrid. Los miembros de esta organización tenían su “sede” en Madrid y sus cuatro integrantes se desplazaban periódicamente al norte de España a fin de perpetrar los robos en viviendas. Para acceder a los domicilios rompían el bombín de la cerradura y desmontaban las mirillas de las puertas. Fueron detenidos “in fraganti” tras robar en dos viviendas y en los registros fueron intervenidas dos armas de fuego, gran cantidad de joyas y relojes, 5.500 euros en efectivo, equipos informáticos y audiovisuales, televisores, tablets y consolas de videojuegos.

Desmontaban las mirillas para observar

Las investigaciones se iniciaron en julio del presente cuando se recibieron varias denuncias de robos en domicilios cometidos empleando un mismo modus operandi. Para acceder a los domicilios habían fracturado los bombines de las puertas previa extracción de las mirillas para observar el interior. Las primeras pesquisas llevaron a los agentes a sospechar de un grupo organizado, formado por ciudadanos de origen español y colombiano, asentado en Madrid y que se desplazaba periódicamente al norte de España para perpetrar sus asaltos. Los investigadores comprobaron que los miembros de la banda habían actuado en Navarra, La Rioja, País Vasco y Madrid.

La mujer de la banda marcaba los objetivos

Los miembros de la banda elegían generalmente viviendas situadas en complejos residenciales ubicados en el centro de las localidades. A la hora de cometer los asaltos, la integrante femenina del grupo, que resultaba menos sospechosa en caso de ser vista por los vecinos, realizaba las comprobaciones pertinentes en el edificio y elegía el domicilio que se encontraba libre de moradores. Mientras uno o dos de los integrantes del grupo esperaban a que la chica les confirmara el objetivo para acceder con las herramientas necesarias a forzar la puerta, el último de los miembros permanecía en todo momento en el exterior, vigilando desde el vehículo para “dar el agua” en el caso de que apareciera algún vecino o incluso la Policía.

Actuaban con rapidez y permanecían en el interior de las viviendas durante un corto espacio de tiempo. Además, utilizaban guantes para evitar dejar huellas en el lugar. Una vez obtenido el botín, daban salida a los productos sustraídos vendiendo las piezas de joyería y los relojes en casas de compraventa, y remitían parte del dinero a sus familiares a través de empresas de envío de dinero. Los efectos que no conseguían vender, así como los equipos de imagen y sonido de última generación, teléfonos móviles y ropa los “colocaban” en el mercado negro nacional, a través de peristas conocidos.

La investigación ha sido llevada a cabo por UDYCO Central de la Comisaría General de Policía Judicial, Brigada Provincial de Policía Judicial de Navarra, Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, UDYCO de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Barcelona, Brigada Provincial de la Policía Judicial de Logroño.PL



-----------------------------------------------------

30/10: imputado en Uharte-Arakil un vecino de la comarca de la Barranca, de 33 años, por conducir con un permiso sin vigencia por pérdida de puntos. Fue localizado en un control de documentación y el conductor no había realizado todavía el correspondiente curso de reeducación vial.

1/11: imputado en Estella un vecino de Pamplona, de 36 años, por superar la tasa de alcohol permitida. Fue detectado por la Policía Foral después de colisionar con un talud al estacionar su vehículo.



1/11: imputado en Urdax un ciudadano francés, de 24 años, por triplicar la tasa de alcohol permitida. Fue interceptado después de sufrir una salida de vía y retomar la marcha.



2/11: imputado en Mendavia un vecino de esta localidad, de 24 años, por conducir sin haber obtenido nunca el permiso. La Policía Foral recibió un aviso según el cual un vehículo había colisionado con otro y no se había detenido. El vehículo en cuestión fue localizado y los agentes, cuando comprobaron la documentación, se percataron de que el conductor no había obtenido nunca el permiso.



2/11: imputada en Beriáin una vecina de Irurtzun, de 52 años, por superar la tasa de alcohol permitida. La Policía Foral recibió un aviso según el cual un vehículo circulaba de manera irregular y con la rueda pinchada por la Autopista de Navarra (AP-15). Cuando interceptaron el vehículo la conductora fue sometida a las pruebas de alcoholemia y dio positivo. Tras realizar una investigación los agentes descubrieron que los daños que presentaba el vehículo habían sido causados por el choque con una barrera lateral de la autopista.



2/11: imputado en Pamplona un vecino de esta localidad, de 42 años, por triplicar la tasa de alcohol permitida. Fue detectado por la Policía Foral cuando se saltó tres semáforos en rojo, hecho por el que fue denunciado administrativamente.



3/11: imputado en Tudela un vecino de esta localidad, de 40 años, por conducir a pesar de tener retirado el permiso por decisión judicial. Fue localizado en un control de alcoholemia.



3/11: imputado en Peralta un vecino de esta localidad, de 44 años, por cuatro delitos: conducir influenciado por bebidas alcohólicas, negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia, resistencia grave a agente de la autoridad, y desobediencia grave a agente de la autoridad. Una patrulla de la Policía Foral sorprendió a un vehículo que circulaba de manera irregular por Peralta y el conductor hizo caso omiso a la señal de alto de los policías. Cuando los agentes lograron detener el vehículo comprobaron que el conductor presentaba síntomas claros de estar influenciado por bebidas alcohólicas y se negó a salir del vehículo y a realizar las pruebas de alcoholemia.



4/11: imputado en Burlada un vecino de Pamplona, de 56 años, por triplicar la tasa de alcohol permitida en un control de alcoholemia.



4/11: imputado en Pamplona un vecino de esta localidad, de 53 años, por cuadruplicar la tasa de alcohol permitida. Fue interceptado después de que intentase evitar un control de seguridad ciudadana de la Policía Foral.