Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 00:35

TUDELA

Cómo tener un cabello sano

Cómo tener un cabello sano

Aunque sigamos tratamientos para nuestro cabello en los centros de belleza y ponerse en manos de los profesionales en los que confiamos sea nuestra mejor carta, no está de más continuar con un mantenimiento del cabello en casa. A veces la falta de tiempo puede ser un obstáculo, pero merece la pena dedicar unos minutos para después lucir un pelo espectacular.

Aconsejo cepillar dos o tres veces al días, por la noche, de diez a veinte pasadas. El cepillado exfolia el cuero cabelludo, elimina residuos y activa la circulación sanguínea, favoreciendo así el crecimiento del cabello además de suavizar y potenciar el brillo natural. Realizar el cepillado con suavidad empezando por las puntas, seguido de medios para finalizar en la raíz.

Es conveniente además cepillar antes de lavar para que esté desenredado, así facilitamos la penetración de los productos y evitamos que al desenredar en mojado el cabello sufra, ya que mojado está más débil. Al igual que cuando cepillamos, el desenredar en mojado hay que empezar por las puntas e ir subiendo hacia las raíces de esta manera sufre menos y no se parte.

Lo mejor es lavar con agua tibia para disolver la grasa y los residuos y terminar con agua fría o más fresca, para estimular la circulación sanguínea y ayudar a cerrar la cutícula haciendo que quede más brillante.

Es muy importante elegir el champú adecuado a nuestro cuero cabelludo, si la piel está sana el cabello también lo estará. 

Al repartir el champú por el cuero cabelludo no es aconsejable frotar o rascar demasiado fuerte, ya que podemos dañar la piel y además activamos la glándula sebácea consiguiendo una mayor cantidad de grasa.

Es recomendable, una vez por semana, usar mascarilla en melenas, dejando actuar entre cinco y veinte minutos. Mejor todavía si lo cubrimos con un film o una toalla. En verano incluso puedes no aclararla del todo para que proteja el cabello en la playa o en la piscina. 

Pese a que hoy en día existen muchos productos que nos ayudan a reparar y cuidar el cabello, uno de los más sencillos y cómodos para la casa es el aceite. Los acietes ayudan a reparar la fibra capilar y aportan mucho brillo. 

El secado también es importante para un cabello sano y brillante. Es importante utilizar una temperatura agradable, que no queme, secar al aire unos veinte centímetros de distancia y con un cepillo que no toque con la boquilla del secador. 

Al pasar un cepillo ayudamos a cerrar la cutícula capilar, consiguiendo que el cabello se vea más sano, brillante y protegido. Con un spray protector de calor evitaremos que el pelo se deshidrate con un secado excesivo o prolongado.

Mención aparte merece la alimentación, clave no solo para el cabello sino para todo nuestro cuerpo. Una dieta equilibrada siempre ayuda, ya que el bulbo piloto absorbe los nutrientes de la sangre como el resto de nuestro cuerpo. Las proteínas intervienen en la creación de queratina y también potencian el ácido linoléico, las vitaminas del grupo B, el magnesio o el cinc. Como antioxidantes, podemos tomar proteínas vegetales.

Más información en Ella & El, Avda. Argentina, s/n de Tudela, teléfono 948 815 357, www.ellayelpeluqueria.es y en Facebook.