• Diario Digital | Lunes, 10 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 20:57

FÚTBOL SALA

“Hasta ponerme un calcetín era muy complicado, pero siempre acaba saliendo el sol”

El valenciano, que sufrió un pinzamiento en un nervio de la espalda con el glúteo el 6 de octubre, reapareció con buenas sensaciones el sábado después de 49 días alejado de las pistas.

Pedro García, jugador del Aspil Vidal Ribera Navarra FS
Pedro García, jugador del Aspil Vidal Ribera Navarra FS
“Hasta ponerme un calcetín era muy complicado, pero siempre acaba saliendo el sol”

Después de comenzar la temporada a buen nivel, el pasado 6 de octubre, en Peñíscola, a Pedro García, pívot del Ribera Navarra FS, se le torció la campaña. Mientras disfrutaba de una de las rotaciones de ese día, en el que el Ribera venció por 1-6, Pedro sufrió un pinzamiento en un nervio de la espalda que lo dejó en el dique seco hasta el pasado sábado, en el que reapareció ante Be Soccer UMA Antequera. 

Entre un día y otro, 49 días de diferencia. Siete semanas y otras tantas jornadas alejado de las pistas con la incógnita de no tener fecha de vuelta y la dificultad que esta lesión le suponía a la hora de afrontar el día a día. Hoy, tras volver ante Antequera y jugar esta semana contra el Xota, el valenciano mira al futuro con optimismo y sin dolor.

Dos partidos en apenas cuatro días después de siete semanas sin jugar. ¿Cómo se encuentra?

Un poco cargado de piernas y demás, pero me encuentro bien. Hicimos un buen trabajo de readaptación y vuelta a la competición con Javier Lescún, preparador físico y Rubén Granada, fisioterapeuta, y me encuentro bien en la pista, que es lo que cuenta.

Su vuelta ha supuesto, también, una nueva variante en el juego del Aspil, necesaria en muchas tardes.

Uma Antequera se encerraba atrás, por lo que el técnico buscó el 3-1 y fue bien. Y ayer, ante Xota, un poco parecido.

Hable de la lesión, ¿cómo fue?

Tuve una especie de pinzamiento de un nervio de la espalda con el glóteo el día de Peñíscola. En una de las rotaciones me quedé clavado y ya no pude entrar. Intenté jugar con Jaén, pero no pude ni calentar porque el nervio estaba dañado e inflamado. Y pasé tres o cuatro semanas hasta que pude andar y dormir sin molestias. Hasta ponerme un calcetín era muy complicado... A partir de la quinta o la sexta semana pude empezar a trabajar y la semana de UMA la espalda se comportó, me dejó entrenar casi sin dolor y estar con el equipo casi al 100%.

¿Cómo vivió esas semanas?

Era una lesión que me había pillado de nuevo y lo hablé con amigos y jugadores. Y, sobre todo, comentaba que fastidiaba para la vida cotidiana. Levantarte, vestirte... y no sabía hasta dónde iba a llegar. Pero vas hablando con gente con más experiencia y te dice que todo pasa, que siempre acaba saliendo el sol, y así fue. Los que han sufrido lesiones importantes dicen que se pasa mucho tiempo sólo, que hay mucho trabajo en la sombra. Yo he trabajado mucho en casa, con la ayuda de mi pareja, para poder estar al 100%.

Pedro ya está de vuelta, pero el equipo está sufriendo muchas lesiones...

Al final, te das cuenta de que las lesiones son algo que tienes que relativizar porque entran dentro de lo normal de tu profesión. Nosotros hacemos un trabajo muy bueno de prevención y recuperación.

Dejando de lado las lesiones. Esta semana en el derbi, otro día en el que no entraron las ocasiones.

Hicimos una buena primera parte en la que tuvimos varias ocasiones, sobre todo yo, que tenía que haber materializado alguna de las que tuve. Pero en los minutos finales llevamos varios partidos encajando goles. Y, en la segunda parte, Osasuna-Xota juega muy bien con la ventaja, pero tuvimos opciones para haberle puesto otra cara al partido, pero no entraron y, después, el portero jugador salió cruz y se nos fueron. Otras veces saldrá cara.

Una derrota para olvidar porque el sábado, ante Viña Albali Valdepeñas, hay otra cita importantísima.

Al final, para lo bueno y para lo malo, cada fin de semana tienes una oportunidad para cambiar lo que has hecho mal. Valdepeñas va a ser un rival muy complicado y desde ya estamos pensando en como ganar.

Un rival complicado dentro de una LNFS más igualada que nunca.

Se está viendo de todo. Los grandes se están dejando puntos contra los rivales de la zona media, y eso es algo que antes era difícil. Pero está así y tampoco hay que darle más vueltas. Así que tenemos que ir a por los tres puntos ante Valdepeñas.