• Diario Digital | Viernes, 21 de Julio de 2017
  • Actualizado 04:30

CORELLA

Euforia en Corella, tristeza en el Luis Asarta

Euforia en Corella, tristeza en el Luis Asarta

Un gol de falta directa de 'Chicho' Sanz a falta de cinco minutos desataba la euforia en el campo municipal El Ombatillo de Corella, donde el Corellano se jugaba la vida y seguir una temporada más en Tercera Division. El tanto del jugador local suponía el 5-0 definitivo ante el Valtierrano, un resultado que le valía para superar en el 'golaverage' general al Ardoi y le mantenía en la categoría. El pitido final fue toda una liberación para los pupilos de Tico Iriarte, que celebran su permanencia, sufrida y conseguida a base de una racha inmaculada: 9 puntos de 9 en sus tres últimos encuentros de Liga.

En la primera mitad, los tantos del ya mencionado 'Chicho' y el triplete de Isaac Sanz habían allanado el camino hacia la salvación, aunque todavía se miraba de reojo a otros campos, especialmente al derbi pamplonés entre Valle de Egüés y Ardoi. El Valtierrano fue perdiendo fuelle con el paso de los minutos, pero aguantó estoicamente hasta que el Corellano encontró el deseado quinto tanto de la tarde. El Corellano logra de esta forma amarrar el 16º puesto de la clasificación y ahorrarse el sufrimiento de esperar el desenlace de la Mutilvera en 2ª B, un martirio que tendrá que padecer el Ardoi.

En el Luis Asarta, las sensaciones eran muy diferentes. Las estadísticas les daban la espalda con respecto a sus vecinos corellanos, pero en esa mínima probabilidad todavía existía esperanza. Aún así, la pequeña rendija pronto se cerraría de un portazo con el 0-2 del San Juan al descanso. Bronte y Zabaleta echaron un jarro de agua helada a la parroquia de los del barrio con sus dianas antes de la primera media hora.

Yousseff acortó distancias nada más comenzar la segunda mitad, al transformar un penalti, pero Zabaleta redondeó su tarde anotando dos goles más. Dos tantos certeros y matadores para un Lourdes al que solo le valía ganar y esperar las carambolas de otros campos. 

Una campaña después de un ascenso histórico para el club tudelano, los verdes regresan a la Primera Autonómica y, de forma añadida al sabor agridulce de un descenso, se despide también Carlos Ochoa, que anunció este viernes en las redes sociales que deja el banquillo del equipo tras este último partido. Ochoa no ha podido despedirse del club que le vio crecer como jugador y entrenador pero también como persona manteniéndole en Tercera, aunque deja un bagaje deportivo y humano sobresaliente.