Plaza Nueva

  • Diario Digital | Miércoles, 24 de Abril de 2019
  • Actualizado 20:49

CABANILLAS

Un instituto de ESO para tres municipios

Un instituto de ESO para tres municipios

Desde hace alrededor de dos años, las APYMAS de los centros de Primaria de las localidades de Cabanillas, Fustiñana y Ribaforada comenzaron a plantearse si cabría la posibilidad de que se construyese un instituto de educación secundaria que diera cabida a los jóvenes alumnos de esos municipios y evitase los traslados en autobús a los diferentes centros que ofertan la secundaria en Tudela.

Ahora, su reivindicación, que ha ido cogiendo fuerza y sumando apoyos, parece encontrarse cerca de un punto final. El Departamento de Educación, por de pronto, ve con buenos ojos la propuesta y prevé dejar atados todos los cabos administrativos antes de julio de este año. La fecha propuesta para que empiecen las clases es el curso 2018-2019.

Hace alrededor de una semana, el auditorio de Ribaforada acogió una reunión informativa en la que los portavoces de las diferentes APYMAS expusieron y plantearon a los alrededor de 70 asistentes todos los avances y las previsiones sobre la construcción del nuevo instituto. Las cifras que ha trasladado el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra a las asociaciones contemplan que la superficie sea de alrededor de 4.000 metros cuadrados, con un presupuesto similar al de las obras del IESO de Castejón, que se están ejecutando actualmente (unos 3 millones de euros). De momento, los ayuntamientos de cada uno de los municipios implicados en esta petición al Gobierno de Navarra están preparando documentación relativa a las parcelas en las que podría ubicarse el centro. La decisión final que resolverá dónde se construye el instituto la tomará el propio gobierno de Navarra.

Reuniones

El proyecto de instituto de ESO común para Ribaforada, Fustiñana y Cabanillas ha surgido en un proceso muy madurado. No solo ha existido una coordinación total entre las diferentes APYMAS, sino que también los ayuntamientos han apoyado la propuesta en diversas mociones. Según explicaron en la reunión de Ribaforada los representantes de las diferentes asociaciones, la iniciativa fue en su día secundada por el 85% de los padres y madres encuestados al respecto.

Los pasos más rápidos, los que se han ido dando en las últimas semanas, han venido dados gracias a varias reuniones con técnicos de Educación, entre ellos Eneko Ardaiz, director de infraestructuras , quien señaló que la iniciativa de estas tres localidades encajaba con los planes del departamento, que había previsto un aumento de las matriculaciones en los próximos años. Por si fuera poco, los representantes de las APYMAS recibieron las valoraciones positivas de los miembros de la Comisión de Educación del Parlamento tras presentar su iniciativa en Pamplona.

"Vemos todo más cerca, pero también estamos más ansiosos”

Leyre Martínez es una de las representantes de las APYMAS de centros de primaria que, junto con madres y padres de otros centros, hizo un esbozo de la situación en la reunión informativa de la pasada semana en Ribaforada. “Ahora lo vemos todo más cerca, pero también estamos un poco más ansiosos”, afirma, asegurando que están contentos con las fechas y las previsiones que les ha dado el ejecutivo foral. “Vamos a ver si sigue todo para delante. Pero hasta que no veamos la primera piedra del instituto, no podemos celebrar nada”, insiste.

Martínez, que forma parte de la APYMA del colegio de Fustiñana, explica que los motivos que llevaron a los padres y madres a trabajar en la idea de un instituto de ESO tuvieron que ver, sobre todo, con la situación de alumnos de 1º y 2º de ESO que deben salir a estudiar fuera de casa. “Consideramos que es una edad algo temprana para que tengan que marchar a Tudela”, afirma.

En relación a este aspecto, el Departamento de Educación todavía no ha aclarado si el futuro IESO podrá acoger también a alumnos de estas localidades repartidos actualmente en centros tudelanos pero que dentro de dos cursos todavía estén en edad de terminar la ESO.

La elección de la ubicación

Uno de los puntos en los que más han insistido las APYMAS ha sido el de la ubicación. “Desde el principio dejamos claro que tenía que ser el propio departamento quien escogiese la localización. Esto es un interés común, no de cada pueblo. Cuando tomen una decisión al respecto, nos reuniremos y nos darán los argumentos que les hayan llevado a tomarla”, añade Martínez.