Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 21 de octubre de 2019
  • Actualizado 11:39

TUDELA

Tres años esperando poder jugar un amistoso

Tres años esperando poder jugar un amistoso

Entrenan como cualquier otro club de cualquier otra disciplina deportiva. Preparan el material y practican jugadas de su deporte favorito. En este caso, la mala suerte tiene que ver con la condición minoritaria del hockey patines y, como ocurre en otras modalidades en Tudela, con la falta de subvenciones. Han pasado tres años desde que estos chavales -ahora ocho, cuatro al principio- comenzaron a dar rienda suelta a su pasión y, de momento, no han podido jugar ni siquiera un partido amistoso.

A Saúl Fernández, Pablo Ochoa, Ignacio Zubieta, Javier Casado, Gonzalo Cabello, Ismael Martínez y David Alegría los tutela y entrena Daniel Giménez, tudelano que en su día sí tuvo

la oportunidad de jugar en la antigua sección de hockey del CD Lourdes y en clubes como Lagunak de Barañáin.  "Venimos a entrenar todos los sábados por la mañana, un poco por amor al arte", señala. "El principal problema es el que los costes son altos y no podemos permitírnoslos. El equipo vale mucho dinero y el federarse también. Todo suma", se lamenta.

La continuidad ha sido una de las claves para mantener vivo este grupo que derrocha ilusión y ganas de aprender. Pese a aceptar que llega "una edad en la que los chavales dejan un poco de lado el deporte", Giménez está satisfecho con el ambiente que se crea en los entrenamientos. "Entrenan contentos y motivados. Tenemos un grupo de whatsapp con el que nos comunicamos y se les ve con ganas", afirma.

El equipo entrena de forma extraoficial y cuenta con el apoyo simbólico del CD Lourdes. Giménez y sus pupilos han pasado de poder usar el polideportivo de Griseras a tener que conformarse con usar el patinódromo. "Nadie se plantearía pagar por utilizar esta instalación, porque está en muy malas condiciones", denuncia Giménez.

El reto sigue siendo claro. "Me gustaría que tuviesen la oportunidad de disputar un partido, un amistoso, para que pudieran experimentar qué se siente de primera mano", señala. El hecho de tener que federarse es un freno. "No podemos hacerles pagar una ficha solamente para jugar un amistoso", explica Giménez, quien lamenta que los contactos con algunos equipos de la redonda hayan quedado en agua de borrajas. De momento, el próximo sábado, habrá otro entrenamiento.