Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 27 de noviembre de 2020
  • Actualizado 23:22

RIBERA

“Hay que cambiar la mentalidad de los actos masivos y potenciar conciertos al aire libre”

La charanga Riau Riau se adentra en un verano inédito para ellos.

La charanga Riau Riau nace en 1996 y cuenta con un repertorio muy variado de canciones
La charanga Riau Riau nace en 1996 y cuenta con un repertorio muy variado de canciones
“Hay que cambiar la mentalidad de los actos masivos y potenciar conciertos al aire libre”

Sin tirarse de la moto, sin cantarle a Marieta y sin Riau Riau. Esta charanga ribera lleva amenizando las fiestas de cientos de pueblos desde hace casi 25 años y este, como otras tantas charangas, se adentran en un verano completamente desconocido para ellos.

La charanga Riau Riau está compuesta por una decena de músicos riberos, principalmente de Fitero, Cintruénigo, Corella y Tudela. Por estas fechas ya tenían que haber superado la pretemporada y estar listos para un largo verano con cerca de 70 actuaciones, el 70% de sus actuaciones a lo largo de todo el año. Muchos los conocerán en la Ribera porque los podemos disfrutar en Arguedas, Barillas, Cabanillas, Cintruénigo, Corella, Fitero, Fustiñana, Villafranca... e incluso en algunos actos que realizan la Peña Moskera o el Tudelano a lo largo del año, pero también se les puede escuchar en La Rioja, Aragón, Castilla León o Comunidad Valenciana. El verano les llega lleno de incertidumbre, pero no tiene pinta de que vayan a poder sacar sus instrumentos a las calles, que es lo que verdaderamente les gusta. “Lo que viene es incierto. A día de hoy hemos perdido por esta pandemia fechas fijas desde el mismo día que se decretó el estado de alarma y lo cierto es que el verano no pinta muy bien”, lamentan desde la charanga. 

Ellos son artistas de calle y él no poder salir a compartir la alegría de la música con su público está siendo muy duro. “Lo que peor llevamos es el tema psicológico. La imposibilidad de poder compartir la calle con tantos amigos”.

Pero ya no solo en lo psicológico va a ser duro, también en lo económico. “Al final son muchos días sin poder tocar y eso también se nota”. Lo mismo les está sucediendo a otros amigos de charangas. 

Pese a todo, no pierden la esperanza y siguen juntándose cada jueves para estar preparados por si requirieran de sus servicios hoy mismo. “Solamente hemos faltado a nuestra cita semanal durante el enciero”, nos explican. Además, consideran que no debería estar todo perdido y que se podría abrir una ventana para que la música vuelva a sonar por todas nuestras calles, siempre con las medidas sanitarias y desde la responsabilidad que merece la situación actual y que nos está tocando vivir en cada municipio. “Creemos que hay que cambiar la mentalidad de los actos festivos. Por ejemplo, eliminar actos masivos como podría ser el chupinazo y potenciar actividades al aire libre. No vemos que haya un problema en realizar conciertos al aire libre y este tipo de actos que se realizan fuera de fiestas tienen muy buena acogida. Todo esto, lógicamente, llevando a cabo las medidas de seguridad establecidas”. Por eso abogan a que se reconsideren las cancelaciones y que se exploren nuevas alternativas en las que haya un binomio perfecto entre las precauciones sanitarias y el placer de poder disfrutar de la música en directo en la calle. 

Todavía quedan unos días para saber qué ocurrirá finalmente, pero desde la Charanga Riau Riau ya están empezando a echar de menos esos momenticos y momentazos que les aguardan en cada actuación, en cada lugar. “Echamos de menos esos reencuentros que tienes con la gente casi de manera anual, las cañas que nos tomamos con nuestros amigos, todo eso estamos echando de menos”.