Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 21 de agosto de 2019
  • Actualizado 05:47

La UE ante su desafío

La UE ante su desafío

El Consejo de la UE, es decir, los presidentes de los Estados miembros, se reunieron los días pasados en Bruselas para elegir a las personas clave que coordinarán la política europea en los próximos 5 años. Una alemana conservadora para presidir la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, quie deberá ser ratificada por el Parlamento Europeo, así como todo su equipo (cada Estado miembro debe proponer un comisario/a). Otros puestos relevantes como la elección del “jefe” de la diplomacia europea, Josep Borrell, también fueron decididos. 

La principal critica de esta “elección”, que insisto, debe ser ratificada por el Parlamento Europeo, es que hace poco más de un mes todos los ciudadanos/as de la UE tuvimos la oportunidad de votar a nuestros representantes en dicha cámara. Algunos grupos parlamentarios europeos propusieron una nueva fórmula, la de los “Spitzenkandidaten”, es decir, el grupo popular europeo propondría un candidato (Manfred Weber), el socialista otro (Frans Timmemrmans), así como los Verdes (Ska Keller) o liberales (Margrethe Vesthager), entre otros, propondrían candidatos a la Comisión Europea. De esta manera se intentaba acercar los candidatos a la ciudadanía, incluso se celebró un debate conjunto. Más allá del éxito de esta iniciativa, lo cierto es que los Estados Miembros no han tenido muy en cuenta dicha fórmula de “Spitzenkandidaten” y ha propuesto a Úrsula Von der Layen… que no figuraba en ninguna quiniela. Está por ver cómo reacciona el Parlamento Europeo, única institución elegida directamente por los ciudadanos/as y que aspira a convertir la UE en una unión de pueblos, y no de Estados, como señaló el padre de Europa, Jean Monnet.

Sea como fuere, la UE tendrá que afrontar nuevos retos, como son el Brexit, que se ve cada día más lejano, el nuevo marco financiero 2021-2027 con el desarrollo de las políticas agrícolas, regionales, innovación, medio ambiete etc., así como el desafío de Asia, un continente que lleva una década creciendo a un ritmo tres veces superior al nuestro y que representa una población cuatro veces superior a la de la UE. No es algo nuevo, Europa siempre ha tenido que enfrentarse a desafíos.