Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 17 de julio de 2019
  • Actualizado 02:22

El legado de Perolo

Ha fallecido Pedro Lanas Perolo, periodista deportivo y alcalde de Aibar pero, sobre todo, ejemplo de tenacidad y profesionalidad para quienes tuvimos la suerte de trabajar a su lado.

Parece que tenemos racha de despedidas. Con Perolo, Pedro Lanas, coincidí mesa con mesa en uno de los años más felices de mi vida en el ámbito laboral. En la redacción de Diario de Noticias del polígono de Areta, en la sección de Deportes, compartí mañanas, tardes y noches de información futbolística. Perolo es, probablemente, uno de los periodistas más avezados que haya conocido. Manejaba como nadie las fuentes, era un espectáculo y una 'masterclass' verle contrastar las informaciones, llamar las veces que hiciese falta a quien hiciese falta. No se le escapaba ninguna primicia cada vez que Osasuna iba a fichar a un jugador.

Una vez fui a un torneo veraniego de pretemporada, a Irun -fijáos que trascendencia- , en el que participaba Osasuna. Yo estaba un poco nervioso, lo justo, no mucho, pero inquieto porque claro, aquello era el primer equipo, me llevaba el portátil al Stadium Gal, había que meter todo en tiempo de cierre... era un novato total. Y siempre recordaré cómo Perolo me tranquilizó, le quitó hierro a todo. Tampoco se me olvida una llamada que hice al periódico, meses después de haber terminado la beca PIE, para pedirle un favor a Marijou, otra compañera de los pies a la cabeza. Cuando desde la centralita me pasaron con Deportes, se puso Perolo. Y lo primero que me preguntó era si estaba trabajando. Andaba por el Dectahlon por aquel entonces. Me consta que en Aibar, como alcalde, también se ha preocupado mucho porque los jóvenes trabajen y tengan un futuro.

Para mí Pedro ha sido una de esas personas que, pese a pasar casi de refilón por la vida (ya no lo volví a ver desde 2010), deja una huella. Quizás no tan grande como otras huellas, pero sí digna de recordar cuando ahora toca decirle adiós.

Goian bego. Descansa en paz, Perolo.