• Diario Digital | Jueves, 20 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 12:19

Creando un espacio seguro para todas y todos en fiestas

Creando un espacio seguro para todas y todos en fiestas

El tiempo pasa, todo evoluciona, pero parece que hay cosas que no cambian. Si observamos de cerca nos daremos cuenta de que en la Tudela del  siglo pasado nuestra forma de vivir la fiesta no era la misma que ahora. Porque como pueblo, las fiestas son un momento para construir nuestra identidad cultural mientras reescribimos nuestras tradiciones. 

Invadimos Tudela mostrándonos, festejando, rompiendo la claustrofóbica cotidianidad. Bailamos, reímos, compartimos buscando convertir las calles de nuestra ciudad en un espacio de libertad y diversión. Un momento de expresión catártico  y maravilloso que todas y todos nos merecemos vivir con confianza y sin miedo. 

Pero hay una realidad terca y sangrante que no ha cambiado en estos tiempos, las mujeres, sobre todo las más jóvenes, cuando intentan divertirse sin complejos, sin miedos, deben estar en guardia,  porque la mirada masculina sexualiza sus cuerpos, los cosifica. Mientras inventan discursos que justifican sus agresiones sexuales, nos roban nuestros momentos y nuestra libertad. 

Tenemos que justificar dónde estamos, cómo vamos, con quién nos movemos, por qué vamos solas. Ya se sabe, si andas sola algo andarás buscando, o eres una calientapollas, o una estrecha y si les miras a la cara y les enfrentas una puta, harticas nos tienen. “Vivimos en una sociedad que enseña a las mujeres a cuidarse de no ser violadas en vez de enseñar a los hombres a no violar”, decía una pancarta. Y es bien cierto, nosotras podemos pertrecharnos de todas las armas y argumentos que consideremos, podemos empoderarnos, buscar complicidades, pero hasta que no cale el mensaje en toda la sociedad de que la mujer no es un objeto al que cualquiera pueda molestar o juzgar nada habrá cambiado.

Desde la plataforma 8 de marzo y + invitamos a reescribir nuestras miradas y con ellas la forma de vivir la fiesta, estando alerta para asegurar que en nuestro pueblo todas y todos, de la condición que seamos, podamos reír y bailar sin límites, sin miedo. En nuestras manos está es nuestra responsabilidad.

"Gure besarkadaren beroarekin

kultura berri bat ehunduko dugu.

Emakumeoi irribarrea moztuko ez digun

eta historia apurtuko ez digun kultura.

Bizirik nahi zaitugu, libre nahi zaitugu."

PLATAFORMA 8M y +