• Diario Digital | Domingo, 21 de Octubre de 2018
  • Actualizado 23:07

NAVARRA

Aumenta la esperanza de vida en Navarra, 9 años más en las últimas cuatro décadas

Descienden los fallecimientos por la mayor parte de las causas de mortalidad más frecuentes en la década de los 70.

La esperanza de vida en la población navarra ha aumentado notablemente en los últimos años
La esperanza de vida en la población navarra ha aumentado notablemente en los últimos años
Aumenta la esperanza de vida en Navarra, 9 años más en las últimas cuatro décadas

La esperanza de vida al nacer en Navarra ha aumentado más de nueve años en las últimas cuatro décadas, de los 71,8 a los 81,1 años, en el caso de los hombres, y de los 77,4 a los 86,8 años, en las mujeres. Así queda reflejado en los datos recogidos en el último Boletín de Salud Pública, en los que se constata el descenso de fallecimientos por la mayor parte de las causas de mortalidad prematura más frecuentes en la década de los 70. 

Según la comparativa realizada en este informe, en el período 1977-2016 destaca el considerable descenso de la mortalidad prematura por cáncer de mama, próstata y estómago, accidentes de tráfico, enfermedades del sistema circulatorio y enfermedades del aparato digestivo. El cáncer de pulmón destaca como principal causa de muerte prematura en Navarra en la actualidad en ambos sexos, mientras que en el período 1977-1981 fueron las enfermedades isquémicas del corazón, en el caso de los hombres, y las enfermedades cerebrovasculares, en el caso de las mujeres. 

La esperanza de vida al nacer en Navarra se sitúa en la actualidad en los 83,8 años, por encima de la media española, que asciende a 83 años y se sitúa como país en segunda posición dentro de los países de la OCDE, solo por detrás de Japón, con 83,9 años. La esperanza de vida de los hombres navarros (81,1 años), se aproxima a la esperanza de vida observada en Islandia (81,2 años), la más alta entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En mujeres, la esperanza de vida de 86,8 años se sitúa a solo tres décimas de la registrada en mujeres de Japón (87,1 años).

En todos los países analizados la esperanza de vida al nacer es mayor en mujeres, si bien las diferencias entre sexos oscilan mucho: 9,8 años de diferencia en Letonia y 2,6 en Islandia. La diferencia observada en Navarra se ha acortado en los últimos años hasta los 5,7 años en 2016, siendo muy similar a la de España. En todas las edades la tasa de mortalidad fue más elevada en hombres que en mujeres. En las últimas cuatro décadas, entre 1977 y 2016, 

En comparación al quinquenio, 1977-1981, las tasas de mortalidad en 2012-2016 se han reducido entre un 50% y un 58% en los grupos de edad de 25 a 80 años y un 35% en los mayores de 80 años. Entre las mujeres, el mayor descenso de la mortalidad se ha observado en el grupo de 70-79 años (62%). En la última década, 2007-2016 se aprecia una estabilización de las tasas de mortalidad entre las mujeres de 50-59 años, debido al incremento de la mortalidad por canceres atribuibles al tabaquismo.

Baja mortalidad por enfermedades cardiovasculares

El cáncer ocupa la primera posición entre las causas de muerte en Navarra, al igual que en España y países como Dinamarca, Francia o Japón. En el resto de países industrializados, las enfermedades cardiovasculares continúan ocupando la primera posición. Navarra destaca por la baja mortalidad por enfermedades cardiovasculares, aproximándose a Japón y Francia, países que registran la menor mortalidad por estas enfermedades entre los países de la OCDE. En cambio, la tasa de mortalidad por cáncer en Navarra (207 defunciones por 100.000 habitantes) es más elevada que la de España (192 por 100.000), y considerablemente más elevada que la observada en países como Suiza o Japón (184 y 182 por 100.000, respectivamente). 

La mortalidad por enfermedades respiratorias y por causas externas es muy similar en Navarra y España. La Comunidad Foral presenta una mortalidad por causas externas (accidentes de tráfico, suicidios y caídas, fundamentalmente) que se asemeja a la observada en Reino Unido, Italia o Alemania, países con menor mortalidad de la OCDE.

Las defunciones por cáncer de pulmón, que se atribuyen al tabaco en el 86% de los casos en hombres y en una menor proporción en mujeres (debido a la menor prevalencia de tabaquismo en las mujeres de más edad), han sido la primera causa de muerte prematura en los hombres y mujeres de Navarra en el periodo 2012-2016. Han disminuido en la última década las defunciones por cáncer de pulmón en hombres. En cambio, entre las mujeres, aunque las defunciones por esta causa son mucho menos frecuentes que entre los hombres, se ha producido un incremento de las tasas durante las últimas cuatro décadas que todavía continúa. 

Descenso del cáncer de estómago

Respecto a la mortalidad por otros tipos de cáncer, cabe destacar el importante descenso de las defunciones por cáncer de mama, que se ha reducido a la mitad (54%), mientras se registra una estabilización de las tasas de mortalidad por cáncer de ovario y de cérvix. Entre los hombres, el cáncer de próstata, que presentó un incremento hasta 1995, ha invertido esta tendencia descendiendo de manera significativa en los últimos 20 años. 

En ambos sexos se ha producido un importante descenso de las defunciones por cáncer de estómago a lo largo de las cuatro últimas décadas (74% en hombres y 76% en mujeres), leucemia, enfermedad de Hodgkin o cáncer de hígado. La tendencia creciente de la mortalidad por cáncer colorrectal en Navarra, especialmente en hombres, se ha descrito también a nivel de España, y se relaciona según algunos estudios con el aumento de obesidad, la dieta no saludable y la escasa actividad física.

La mortalidad por enfermedades cerebrovasculares y la enfermedad isquémica del corazón, primera y segunda causa de muerte prematura a finales de los años 1970 en ambos sexos, han disminuido de manera importante en las últimas cuatro décadas. El descenso relativo en 2012-2016 respecto al periodo 1977-1981 de las tasas de mortalidad por enfermedad cerebrovascular fue de 84% en hombres y 85% en mujeres, mientras que las tasas de mortalidad por enfermedad isquémica del corazón disminuyeron un 70% y 78% en hombres y mujeres, respectivamente. El descenso de la mortalidad por estas causas se ha producido en casi todos los países de la OCDE, contribuyendo en buena medida al aumento de la esperanza de vida. Las mejoras en los tratamientos médicos parecen haber contribuido a este descenso.

En hombres, la mortalidad por EPOC, cuya causa principal es el tabaquismo, presentó un incremento entre finales de los 1970 y finales de los 1990 y ha descendido más de un 50% en las dos últimas décadas. 

Las muertes por accidentes de tráfico, que eran una importante causa de muerte prematura a finales de los 70 del siglo pasado, han descendido a lo largo de las cuatro últimas décadas un 80% entre los hombres y un 84% entre las mujeres. Un estudio que analizaba estas tendencias en Navarra mostró que tras la instauración del permiso de conducción por puntos, la tasa de mortalidad por accidente de tráfico descendió un 51%. Las muertes por accidentes de tráfico se han visto superadas por las muertes por suicidio como causa de mortalidad prematura en los últimos años, debido al fuerte descenso de las primeras. Un estudio que analizó la evolución de los suicidios en Navarra en el periodo 2000-2015 concluyó que el suicidio presentó un descenso anual significativo en hombres de 25 a 44 años (3,19%)

Otras causas de muerte que han presentado un significativo descenso en las cuatro últimas décadas en Navarra son las defunciones por úlcera de estómago, que se han reducido en torno al 90%, cirrosis (70%), diabetes y tuberculosis, así como las defunciones por SIDA a partir de 1995, tras la introducción de los tratamientos antirretrovirales de alta eficacia.

Prevención del tabaquismo y la obesidad

En conclusión ha descendido la mortalidad por la mayoría de las causas de defunción en Navarra en los últimos años, constatándose progresos mayores en la mortalidad por enfermedades cardiovasculares o en las muertes por accidentes de tráfico. La epidemia del tabaquismo que ha comportado importantes aumentos de varios tipos de cáncer – pulmón, vejiga o páncreas, entre otros-, en la década de los 80 y 90 en los hombres y en las siguientes décadas entre las mujeres, se contrapone a la importante disminución de las defunciones por otros tipos de cáncer como el cáncer de mama o estómago. 

Combatir la epidemia de tabaquismo, la obesidad, promover el ejercicio físico y una dieta saludable, mejorar la detección y el tratamiento de enfermedades y mantener un sistema sanitario equitativo contribuirán en el futuro a que la población de Navarra viva más y con menor carga de enfermedad.