• Diario Digital | Jueves, 21 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 14:25

TUDELA

Póngaselo difícil a los ladrones

Recomendaciones generales para evitar robos en el hogar durante las vacaciones o las fiestas locales

El mejor momento para robar una casa son los periodos de vacaciones, de trabajo... o de fiesta
El mejor momento para robar una casa son los periodos de vacaciones, de trabajo... o de fiesta
Póngaselo difícil a los ladrones

La mayoría de las personas sólo protegen su hogar después de haber sufrido un robo, olvidando que, cuanto más tenga que trabajar un ladrón, menor será la posibilidad de que consume su robo.

Según los expertos, un ladrón necesita poco más de 60 segundos para entrar en la gran mayoría de las casas. Además, las estadísticas revelan que sólo para uno de cada cuatro robos el ladrón necesita forzar las vías de acceso a la vivienda; muchas veces encuentran el camino libre a través de puertas o ventanas abiertas.

Un buen modo de saber si una casa es segura es pensar como si fuésemos el propio ladrón. Hay que considerar qué grado de dificultad encontraríamos al forzar la entrada desde el exterior de la vivienda, o sencillamente, si perdiésemos las llaves, qué dificultades tendríamos para entrar en nuestra propia casa.

Según los expertos, un ladrón necesita poco más de 60 sengudos para entrar en la gran mayoría de las casas. Las estadísticas revelan que sólo para uno de cada cuatro robos el ladrón necesita forzar las vías de acceso a la vivienda

Algunas ideas para mejorar la seguridad en nuestra vivienda:

 

Puertas exteriores

Deberían ser de madera maciza o de metal, para proteger del mejor modo posible.

Es recomendable tenerlas siempre cerradas con llave, pero también aseguradas con un cerrojo de alta calidad. Los cerrojos pueden soportar la acción de una palanca y golpes que las cerraduras normales en general no pueden tolerar.

Si hay ventanas de cristal en las puertas o junto a ellas, se aconseja instalar un cerrojo de doble cilindro. Para poder abrir este tipo de cerrojo se necesita una llave, tanto desde el exterior como desde el interior.

Es fundamental instalar una mirilla para comprobar a quién le abrimos la puerta.

 

Ventanas

Cuando no haya nadie en la vivienda y cuando llegue la noche, todas las ventanas deberían permanecer cerradas. Muchos ladrones entran en las casas por la noche, mientras sus ocupantes duermen.

Instalar cerrojos en todas las ventanas, para evitar que sean forzadas. Si las ventanas son de guillotina (las que se deslizan hacia arriba y hacia abajo), se pueden utilizar diferentes elementos que actúen como topes y proporcionen seguridad.

 

Puertas correderas de cristal

Las puertas correderas de cristal pueden ofrecer al ladrón las mejores oportunidades de entrada en la vivienda, y para asegurarlas han de tomarse medidas especiales:

Llamar a un cerrajero profesional que instale dispositivos de cierre que aseguren las puertas al marco o al riel.

Ajustar las luces libres de los rieles de las puertas, de manera que no puedan ser levantadas y retiradas de los rieles.

Colocar una barra de metal o madera resistente en el riel, para evitar que las puertas se puedan abrir.

Instalar bisagras con fijador que se deslicen en los rieles, para así evitar que la puerta sea forzada.

Algunas de las puertas correderas de cristal de diseño más moderno tienen sistemas o cerraduras ya incorporadas. Si no disponemos de estas trabas o cerraduras, es necesario consultar a un cerrajero profesional para reemplazarlas por un modelo más seguro.

 

Iluminación exterior

La iluminación, tanto dentro como fuera de la vivienda, es una de las mejores y más económicas medidas para desalentar a los ladrones. Las luces interiores encendidas dan la impresión de que la vivienda está ocupada, mientras que las luces exteriores hacen que sea más difícil para un ladrón encontrar un lugar donde esconderse.

Mantener todas las entradas bien iluminadas. Las estadísticas muestran que es menos probable que un ladrón intente acceder a una vivienda bien iluminada.

Los reflectores son una buena opción para la iluminación exterior de la vivienda.

También se puede optar por luces que se activan con detectores de movimiento: se encenderán al detectar movimiento en el área. Un sistema de luces que se encienden súbitamente pueden ser muy efectivas para asustar al potencial intruso.

Para mayor seguridad, colocar las luces fuera del alcance de la mano, de manera que no sea fácil retirar o romper las bombillas.

 

Alarmas antirrobo

La vivienda está en una zona retirada.

Los habitantes pasan fuera de su casa periodos de tiempo prolongados.

Se trata de una zona de alta criminalidad.

Se guardan elementos valiosos.

O simplemente, si los habitantes quieren sentirse más seguros en su casa.

Es fundamental informarse bien de cuál es el sistema que más conviene a su vivienda, así como asegurarse de que todas las personas que viven en la casa están entrenadas para utilizarlo. Un sistema de última generación no sirve de nada si se utiliza de modo incorrecto.

 

Seguridad cuando no hay nadie en casa

El mejor momento para robar una casa son los periodos de vacaciones, o bien el momento en el que sus ocupantes están trabajando o de fiesta. Por este motivo es preciso:

Asegurarse de que la casa tenga el aspecto de una vivienda habitada en todo momento. Pedir a amigos o familiares que se queden en su casa durante las ausencias. Si no es posible, pedirles que visiten la casa con frecuencia para recoger el correo y para encender las luces.

Si la ausencia va a ser prolongada, Instalar temporizadores para las luces, de modo que sus luces se enciendan y apaguen automáticamente a horarios predeterminados.

Ningún método es 100% efectivo contra los ladrones, pero con algunas precauciones se pueden disminuir las posibilidades de ser víctima de robo.