Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 21 de octubre de 2019
  • Actualizado 12:17

LA RIOJA

Cazados los 'Dalton', acusados de 16 robos en La Rioja Baja

Estos delitos se habían cometido en Aldeanueva de Ebro, Alfaro, Arnedo, Quel y Rincón de Soto.

Cazados los 'Dalton', acusados de 16 robos en La Rioja Baja

La Guardia Civil en La Rioja ha dado por finalizada la denominada ‘Operación Dalton-18’, que se ha saldado con el esclarecimiento de un total de 16 robos y hurtos en el interior de vehículos, perpetrados en las localidades riojabajeñas de Aldeanueva de Ebro, Alfaro, Arnedo, Quel y Rincón de Soto.

Los presuntos autores de estos hechos son dos hermanos de 28 y 40 años, de nacionalidad española y residentes en Navarra. Ambos poseen un amplio historial delictivo, constándoles en bases policiales un total de 115 actuaciones por diferentes hechos, principalmente por delitos contra el patrimonio. En los 16 robos ahora esclarecidos llegaron a sustraer efectos por valor de 6.000 euros.

Dalton-18

Comenzó en enero de 2019 cuando agentes del Equipo de Investigación del Puesto de Arnedo, procedieron a la plena identificación de dos hermanos como los presuntos autores de un total de 16 robos y hurtos en el interior de vehículos, cometidos en diferentes localidades rioja-bajeñas, durante los meses de febrero a diciembre de 2018.

Ambos delincuentes, residentes en Pamplona y con amplio historial delictivo, siguieron un mismo “patrón” o “modus operandi” con el que llevaron a cabo sus acciones delictivas.

Se desplazaban por las localidades riojanas afectadas a bordo de un turismo de su propiedad, eligiendo a sus víctimas entre las personas que transitaban en sus vehículos por polígonos industriales y zonas comerciales.

Una vez observaban como estacionaban y entraban en algún establecimiento, sabían que disponían de varios minutos para sustraerles todos los efectos de valor que hubieran dejado a la vista en el interior del coche como bolsos, cazadoras, gafas de sol, teléfonos móviles, navegadores GPS, carteras con documentación y otros efectos; aunque por su rapidez y experiencia delincuencial apenas necesitaban “30 segundos” para fracturar una de las ventanillas apropiarse de los objetos y salir huyendo.

Tras recabarse las pruebas incriminatorias con las que poder proceder a la detención de estos dos hermanos, se averiguó que uno de ellos había ingresado en la prisión de Pamplona, por la comisión de otros hechos delictivos llevados a cabo fuera de La Rioja, y que el otro se hallaba en paradero desconocido al ser conocedor que estaba siendo buscado.

A mediados de marzo los investigadores consiguieron localizar a este individuo en la localidad riojana de Arnedo, donde procedieron a su detención, toma de declaración y puesta a disposición de la Autoridad Judicial.