Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 09:20

Símbolos de la Pascua y de la Patria

Símbolos de la Pascua y de la Patria

«En su origen el Aberri Eguna fue una fiesta del PNV no sólo política sino también religiosa», explicaba José Luis de la Granja Sáinz, Catedrático de Historia Contemporánea de la UPV hace una década en El Correo. Añadía que actualmente «es la fiesta de los nacionalistas vascos, pero no de Euskadi, a diferencia de la Diada de Cataluña o el Día de Galicia». Celebrada por primera vez en Bilbao, en 1932, «en su origen el Aberri Eguna fue una fiesta del PNV no sólo política sino también religiosa, que sirvió de réplica a la política laicista del Gobierno republicano-socialista de Azaña, que había disuelto la Compañía de Jesús». Y coincidía esa celebración con la revelación de la patria vasca de los iluminados de tal nueva verdad, los hermanos Arana, allá por 1882, imbuidos en definir la pureza de la raza vasca, de su lengua, de sus varones.

¿Qué quieren que les diga? Como cristiano, como católico, que si hay un día grande en la semana, es el domingo, (del latín dominicus), dedicado a Nuestro Señor. Pero, sí hay todavía uno más grande, es el Domingo de Resurrección. Que me digas que por motivos religiosos, "laicistas", tienes que celebrar "la fiesta de los nacionalistas" empiezan a pitarme los oidos ante tal arrogancia: poner a la misma altura, con la misma relevancia, una fiesta y la otra. Miren Uds. el Domingo de Pascua humildemente no necesita más aderezos justificativos. Menos si se considera católico. En la cabeza de qué católico cabe poner el mismo día otro tipo de celebración salvo que la soberbia, altanería, vanidad, etc. sean las ¿cualidades que te mueven?. Y Azaña ya se fue y la Compañía de Jesús volvió, pero se siguió con la fiesta, luego... me suena a camelo ese motivo "laicista".

Es conocida la fracasada relación de Aguirre con los nazis cuando en plena guerra mundial trataba de negociar con Hitler la garantía de que el País Vasco se convertiría en un «protectorado» dentro de la Europa dominada por Alemania tras ganar la guerra. Su fe y admiración por el Führer le hacía confiar que en el nuevo orden el problema vasco sería tenido en cuenta, ya que estaba «íntimamente ligado al problema racial alemán». Aguirre escribía en su diario personal el 21 de febrero de 1941: «Cómo se equivocan los que juzgan la obra de Hitler».

Sin embargo, los listos de la clase, que negocian y se alian con el PNV, apuntan con el dedo a partidos recién creados cuyos planteamientos claramente distan del fascismo mientras se sientan en la mesa a negociar con quienes abiertamente abrazaban al mismo. ¡Cosas veredes!

No hubo pacto. No se afirma aquí eso. Pero no hubo pacto porque una parte, Alemania, no mostró interés, en un momento dado, en tal pacto. Simplemente hizo oídos sordos. Seguramente porque suponía contrariar a Franco con el cual había mayores intereses en colación. Con todo, por ahí esta el documental "Una esvástica sobre el Bidasoa" (basada en "Im lande der Basken" de Herbert Brieger). Cada uno analice y juzgue. Y también es cierto que se mantenían buenas relaciones con los aliados. Ya sabemos cuan versátil se puede llegar a ser para sobrevivir.

Pero si el diablo está en los detalles... ¿Cuántos estados conocidos durante el pasado siglo convirtieron los símbolos propios del partido en símbolos nacionales, "patrióticos"? ¿Qué fue de ellos?

¡Feliz Pascua de Resurrección!