Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 10 de abril de 2021
  • Actualizado 16:27

¿Llegará el Canal de Navarra a la Ribera?

¿Llegará el Canal de Navarra a la Ribera?

Esa pregunta es la que muchos riberos nos hacemos hace tiempo, ya que no oímos otra cosa que inconvenientes y dudas para la realización de esta gran obra para Navarra, y con tantas dudas lo que se está consiguiendo es su paralización, que da que pensar que es su único objetivo.

Se han comentado un montón de contrariedades y de mentiras -como decir que el Pantano de Itoiz no tiene tanto caudal– y se ha demostrado últimamente que entra más agua al embalse que la que sale.

Yo les diría y les aconsejaría a las personas responsables que tienen que llevar a cabo el proyecto adelante, que piensen más en las personas que tanta sed están padeciendo, y dejen ya de actuar como borreguillos de lo que ordenen los partidos, pues siempre he entendido que lo primero son las personas, lo segundo son las personas y lo tercero son las personas, y sé que como yo pensaran todos los navarros y que en estos casos, la política debe quedar fuera de lugar.

Aprovecho para decir, que este canal en cuestión está proyectado hasta Ablitas, pero la pregunta que yo me hago es, ¿por qué no se amplía y poder regar también pueblos de Aragón que lindan con Navarra? Creo que sería correcto y lo ideal, porque son personas y españoles como nosotros, dando más fuerza a este proyecto en todos sus niveles, y no hablemos de los pueblos.

Para realizar este proyecto, sobra agua, ya que en la zona a construir dicho canal, y que linda con las comunidades de Castilla y León y Aragón, a lo largo de la historia todas las aguas de lluvia y deshielos van a parar a esa cuenca por donde pasaría el canal. Quiero decir con esto que el agua estaría garantizada y en cantidad, pudiendo recogerse en pequeños embalses.

Y por último, decir que muchas personas piensan igual que yo, pues hemos vivido y visto con nuestros propios ojos, a lo largo de todos los tiempos, y ante estos hechos no sirve la demagogia.