Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 09:20

TUDELA

Instaladas diez papeleras para chicles

Con esta llamativa campaña se pretende ejercer una función de reclamo protegiendo además el medio ambiente y consiguiendo una ciudad más limpia.

Una de las diez papeleras para chicles instaladas en la ciudad
Una de las diez papeleras para chicles instaladas en la ciudad
Instaladas diez papeleras para chicles

‘¡No tires el chicle al suelo!’ es el lema de la campaña que va a iniciar la Concejalía de Medio Ambiente y Agenda 21 con el objetivo de contribuir al mantenimiento de la limpieza de la ciudad y concienciar a los ciudadanos de la necesidad de colaboración así como de hacerse responsable de sus propios desechos.

“La problemática con estos elementos en la vía pública debido a su dificultosa recogida ha planteado la necesidad de instalar estas papeleras, así como iniciar una campaña para que cada ciudadano tome conciencia de que el mantenimiento de nuestros espacios públicos en cosa de todos”, aseguró ayer la edil Verónica Gormedino responsable de la concejalía de Medio Ambiente y Agenda 21 del consistorio tudelano.

La campaña consiste en la instalación de diez papeleras y en el lanzamiento de una campaña de concienciación mediantes flyers informativos y la entrega en los colegios de diverso material de merchandising (pulseras, bolígrafos y soportes para móviles) que anime al alumnado al uso de este nuevo mobiliario urbano. 

Las papeleras han sido colocadas por la brigada de obras del Ayuntamiento en las inmediaciones de los colegios y otros lugares con mucha afluencia de niños como Herrerías, Paseo de Invierno y del Queiles y Plaza Alfonso en Batallador.

Los datos ofrecidos por Gormedino inciden en que en España se consumen una media de 3’5 kilos de chicle por habitante. Un chicle que se tira al suelo tarda unos 5 años en degradarse y puede acumular hasta 50.000 gérmenes, algo que implica además muchos riegos sanitarios debido a la pandemia del Covid-19 en la que nos vemos inmersos. 

La edil Verónica Gormedino en la presentación de las papeleras para chicles

Las 10 papeleras adquiridas han tenido un coste de 1.803’87€ IVA incluido no requieren ningún tipo de mantenimiento que suponga un coste añadido, lo que hace una media de 0,48 céntimos por ciudadano. 

“Limpiar un chicle pegado al suelo cuesta unos 60 céntimos a los ayuntamientos, todo ello unido a la mala imagen que da y el riesgo de que nuestras mascotas y animales se lo traguen. Con 100 chicles recogidos amortizamos la inversión de una papelera” aclaró Gormedino, que añadió que “serán los empleados de limpieza viaria del Ayuntamiento los encargados de vaciar y mantener estas papeleras”.

Las papeleras están fabricadas en polietileno de alta densidad con resistencia a la corrosión e impacto muy alta con un soporte exclusivo, práctico y llamativo que llama a su uso para depositar los chicles usados. En su parte superior figura el siguiente texto: ‘Hola, soy Gumy. No te quedes pegado. No tires chicles al suelo, utilízame’.