Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 19 de abril de 2021
  • Actualizado 20:40

NAVARRA

Gurelur cumple 30 años

Llevan desde 1991 trabajando por la naturaleza navarra.

Fauna afeccion buitre Carlos III
Dos ecologistas de oro rescatando un buitre en la calle Carlos III de Pamplona
Gurelur cumple 30 años

Cuántas veces hemos oido “¡parece que fue ayer!” en referencia al tiempo transcurrido desde la puesta en marcha de un proyecto o de la celebración de algún evento familiar o profesional. Pues eso, parece que fue ayer cuando la noche del 5 de enero de 1991 se reunieron una treintena de personas interesadas por el medio ambiente y crearon Gurelur. Hoy en día sería del todo punto imposible acometer este proyecto ecologista, “dado el escaso interés que la sociedad demuestra con los trabajos ecologistas”, han precisado desde la asociación. No obstante, quienes iniciaron este proyecto junto con otras personas que se han ido incorporado mantienen vivas las ilusiones y confían en poder celebrar más años de trabajo.

En este sentido, la asociación ha emitido el siguiente comunicado para hacer un repaso de toda su trayectoria a lo largo de estas tres décadas:

30 años trabajando por la naturaleza navarra

El 5 de enero de 2021 Gurelur cumplió 30 años, ahí es nada. Hoy en día en que todo es fugaz y la vida nos lleva a una velocidad de vértigo, Gurelur sigue ahí, trabajando día a día, intentando que la Naturaleza navarra aguante el envite de la sociedad actual, despreocupada de su conservación y sólo interesada en el redito a corto plazo, aunque ello suponga la destrucción de Nuestra Tierra, Gure Lurra.

Un grupo de chalados nos reunimos en la calle Gayarre de Pamplona con la esperanza de salvar algo del Medio Natural de Navarra, de luchar por un entorno bien conservado y que todos sus moradores, animales, plantas, paisajes, recursos naturales y, por supuesto, las personas tuvieran un hogar habitable y bien cuidado.

Para ello hemos realizado multitud de campañas y hemos puesto en marcha proyectos de conservación, defensa y divulgación de nuestra Naturaleza. Cabe destacar algunos de ellos como el Proyecto Aguilucho, Campaña Cigüeñas, Centro de Migración de Aves Roncesvalles-Orreaga, Estación Biológica de Arguedas, Reserva Integral “El Boyeral”, S.O.S. Golondrinas, y nuestra denodada e internacionalmente reconocida lucha contra la destructiva implantación de la energía eólica en nuestra tierra. No hay que olvidar tampoco que a iniciativa de dos destacados miembros de Gurelur se fundó en Navarra el centro de fauna necesitada de atención.

Proyecto Aguilucho Cenizo Arellano

Gurelur combativo e independiente

Algunos de los proyectos citados fueron usurpados y dejados vacíos de contenido, por la Administración, ya que Gurelur ha luchado a brazo partido contra la conculcación de las leyes ambientales que todas las administraciones han cometido, sin importar el color del Gobierno. Pero para ello tuvimos que independizarnos de subvenciones y no aceptar sobornos, que hubieran hecho más fácil la vida de Gurelur, pero no hubiéramos seguido trabajando en los objetivos que nuestra organización tenía como principios inexcusables, como son la conservación del Medio Natural y su defensa ante las injusticias. La Administración actual, ya que no puede doblegarnos ni evitar nuestras bien fundamentadas denuncias, cambia esas leyes que conculca para poder seguir adelante con la destrucción sistemática de la Naturaleza, disfrazándolas, cual mal vendedor, de “progreso”.

Gurelur ha seguido una trayectoria intachable, por lo que a los que no comulgan con nuestro trabajo, sólo les queda el patético ataque personal a miembros de Gurelur. Ahora quiero recordar a dos pilares del grupo, por que lo merecen y porque probablemente sean las personas más desinteresadas que he conocido en mi vida: Martze Barberia Zenborain y Toño Munilla. A Martze lo hemos perdido este aciago año y siempre lo recordaremos como el Lehendakari de Gurelur, la persona tranquila, sabia y socarrona que dirigió el grupo durante muchos años, siempre en compañía de su amigo y Secretario de la asociación, Toño, el más incisivo y vehemente defensor de la naturaleza, siempre dispuesto a la confrontación de ideas pero con éstas muy claras en lo tocante a la defensa de los indefensos: los “bichos”, las plantas y los paisajes.

Nos enorgullece a los voluntarios de Gurelur el trabajo realizado, pensamos que nuestro trabajo ha servido para evitar algunos desastres ambientales, retrasarlos o simplemente darlos a conocer y concienciar a muchos miles de navarros, a los que desde estas líneas también doy las gracias por su apoyo, trabajo y simpatía.

A los centenares de voluntarios de Gurelur les debemos decir que son lo que han permitido y permiten que Gurelur sea lo que es y por ello los felicitarnos y damos las gracias por el trabajo desarrollado.

Por cierto, cualquier ayuda es bien recibida y nuestra sede está abierta a quienes quieran seguir colaborando en la defensa del Medio Natural de Navarra, porque Gurelur es treintañero y está más vivo que nunca.