• Diario Digital | Jueves, 18 de Enero de 2018
  • Actualizado 06:59

El timo del TAV

Los Gobiernos del Reino de España, la Comunidad Autónoma Vasca y la Comunidad Foral de Navarra, siguen adelante con la tramitación, propaganda, obras y demás menesteres administrativos para consolidar en el ideario colectivo que la llamada "Y vasca" y el llamado "corredor navarro" de alta velocidad ferroviaria, no tienen vuelta atrás ni alternativa que los pare.

Se llevan dedicados cerca de 60.000 millones de euros en los más de 25 años de puesta en funcionamiento del AVE Madrid-Sevilla, en todo estos años no se han transportado ni se van a transportar mercancías en los trazados que surcan diferentes comunidades autónomas, siendo el país del mundo con más kilómetros construidos y en funcionamiento de alta velocidad ferroviaria por habitante y el que menos pasajeros transporta por kilómetro construido de TAV. 

En el Reino de España actualmente llegamos justamente al 5% del transporte total de mercancías por ferrocarril, hace 20 años era el 10%. Vamos hacia atrás. En otros países de Europa, Alemania por ejemplo, las inversiones ferroviarias en un porcentaje muy elevado se han destinado a mejorar y reutilizar las infraestructuras existentes en vez de despilfarrar sumas ingentes de dinero público en alta velocidad, como es el caso español. El 90% de las inversiones ferroviarias en las últimas décadas se han ido al timo faraónico del AVE, TAV o TAP, que son lo mismo, mientras la red de cercanías, regionales, trenes nocturnos, mercancías y trenes de larga distancia en línea convencional han reducido drásticamente o eliminado totalmente su presupuesto, cerrando líneas como la Castejón-Soria, o suprimiendo trayectos y trenes nocturnos principalmente.

Lo han dicho de una forma u otra, más claramente o más veladamente, varios directivos de RENFE: en España han sido las grandes empresas constructoras, de ingeniería y tecnología en base a sus intereses particulares, las que han diseñado el ferrocarril español en el último cuarto de siglo y no se puede hacer tren de alta velocidad para todas las capitales de provincia porque es inviable a todos los niveles, el café para todos aquí tampoco vale.

Ninguna línea de alta velocidad en España tiene elaborado estudio de viabilidad alguno. Los estudios que se han realizado por diferentes investigadores demuestran que ninguna línea de AVE supera los mínimos exigidos de sostenibilidad económica, social y medioambiental. El despilfarro económico de dinero público, con desvío de importantes sumas a financiación de partidos o algunos de sus directivos es claro (caso Filesa, financiación Barcenas-PP). A la corrupción económica y política se une la mentira una y mil veces repetida del "progreso" económico y creación de empleo; sólo en el sector ferroviario se han destruido decenas de miles de puestos de trabajo en condiciones de calidad que han sido sustituidos por la privatización y subcontratación de servicios, con contrataciones más precarias y de peor calidad. 

El TAV es un transporte para las elites, las personas con mayor poder adquisitivo son las que más lo usan y son las principales beneficiarias. La mayoría social, la clase trabajadora principalmente, ve recortada o eliminada directamente su derecho a una movilidad adecuada, social y medioambientalmente sostenible y a unos precios asequibles.

El otro timo del TAV es el vinculado directamente al urbanismo del cemento y la burbuja inmobiliaria. En Pamplona-Iruñea y Tudela se quieren hacer nuevas estaciones, cuando no son ni necesarias, ni prioritarias para la mejora de la movilidad ferroviaria, sólo obedecen a los intereses de propietarios, banca y promotores. Mientras en la Europa más avanzada se mantienen las estaciones ferroviarias en los centros urbanos aquí volvemos a tener unos lumbreras al frente de ayuntamientos y gobiernos que no ven más allá de la inauguración de edificios "modernos" y la foto propaganda para la posteridad. En Tafalla, Altsasu y Castejón que se olviden del ferrocarril para pasajeros..., no caben en el progreso-timo del TAV.

Frente al timo del TAV hay alternativas de un ferrocarril público, social y sostenible que tanto para Navarra como el resto del Estado se defiende con argumentos y propuestas más viables económicamente, más avanzadas socialmente y más sostenibles medioambientalmente por parte de organizaciones ecologistas, sindicales y sociales que no obedecen a los intereses de esa minoría que detenta el poder y cuyos gobiernos citados al principio de este artículo rinden vasallaje.
 

Pablo Lorente Zapatería
Miembro de la Fundación Sustrai Erakuntza y la Plataforma Ribera por el Tren Social. No al TAV