Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 06 de junio de 2020
  • Actualizado 18:34

Pedro Sánchez es como Jon Snow

Ambos personajes son guapos, atractivos al público y tienen fama de valientes. También ambos cometen los mismos errores.

Pedro Sánchez es como Jon Snow

En Juego de Tronos Jon Snow es un personaje que trata continuamente de ser heroizado por los guionistas. Algo parecido ocurre con Pedro Sánchez cuando uno lee la prensa española. Ambos personajes son guapos, atractivos al público y tienen fama de valientes. También ambos cometen los mismos errores y es en este breve artículo donde pretendo algunos poner de manifiesto [contiene SPOILERS]: 

1. Pedro Sánchez, al igual que Jon Snow, es traicionado por sus subordinados. El Secretario General del PSOE fue acuchillado y dejado de lado por sus principales barones el pasado 1 de octubre, igual que en su momento lo fue Jon Snow por parte de la Guardia de la Noche. De esta primera similitud podemos sacar como adjetivo comparativo que ambos personajes son torpes a la hora de gestionar sus propias organizaciones. 

2. Pedro Sánchez, al igual que Jon Snow, es un mal estratega. Las campañas electorales dirigidas por el máximo dirigente del PSOE se han probado como un fracaso absoluto. En las primeras elecciones, en las de 2015, el PSOE bajó a 90 diputados. No contento con ello, y sin reconsiderar otra estrategia electoral, el PSOE alcanzó tan solo 85 en las de junio de 2016. Esta nula capacidad de inventiva, de saber gestionar los recursos que un gran partido (en términos burocráticos y administrativos) como el Partido Socialista es capaz de dar, me recuerdan enormemente a la pésima labor de Jon Snow durante la batalla de los bastardos. Se presupone que es el jefe de la Guardia y, a pesar de este cargo, sus habilidades se probaron tan deficientes que al final tuvo que ser Samsa, una inexperta en el arte de la guerra quien tuvo que salvarle de una derrota casi segura. 

3. Pedro Sánchez, al igual que Jon Snow, no sabe nada. Este simil es quizá el más esclarecedor. Pedro Sánchez es un personaje parece no enterarse bien de lo que ocurre a su alrededor. Desconoce el funcionamiento de la política española. No sabe si está a favor del diálogo en Cataluña o en contra. Por un lado crea una comisión, pero por otro impide que Podemos celebre una reunión. Por un lado pide la actuación de los jueces, pero por otro condena las actuaciones policiales del gobierno del PP. Por un lado pide una solución pactada, pero por otro no especifica qué tipo de solución.

4. Finalmente, Pedro Sánchez, al igual que Jon Snow, resucita y vuelve dispuesto a hacer justicia. Casi como consecuencia de un acto mágico, Pedro Sánchez “el resucitado” regresa con el objetivo de convertirse de nuevo en el Secretario General del PSOE. Finalmente lo consigue, igual que Jon Snow se convierte en Rey en el Norte (junto con el apoyo de Lyanna Mormont, que bien podría ser Susana Sumelzo). Sin embargo, y de nuevo en una situación similar a la de Jon Snow, tras recuperar el poder sigue arrastrando ciertas fisuras del pasado. Igual que el Rey en el Norte, Pedro Sánchez va acumulando de nuevo errores: dejación de funciones, ausencia constante del centro de poder y malas compañías. Desconozco qué es lo que le pasará a Jon Snow en el futuro, pero si fuera la vida real, y la de Pedro Sánchez lo es, no debería irle nada bien. 

Unai Iriarte
Historiador