Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 20 de enero de 2021
  • Actualizado 04:19
Glorias Pasas

Tudela está gestionándose desde hace legislaturas como un pueblo rural del siglo XIX y lógicamente su tendencia económica es la de convertirse en un pueblo rural, nuestros gestores no están sabiendo aprovechar las oportunidades, están centrados en hacer del ayuntamiento un trampolín y una agencia de publicidad, y en ningún caso están cualificados ni han tenido experiencia previa en la gestión.

Merecemos algo mejor y el camino no solo consiste en exigir, si no en articularnos y creer como ciudad que Tudela puede tener un nuevo rumbo para poder buscar su hueco, no nos hace falta nadie más, solo nosotros mismos y un camino bien trazado para ser una cabecera de comarca creciente y recuperar un lugar de importancia, no con recetas pasadas, si no planificando sobre el futuro.

Los proyectos que se están presentando se nos venden como un remedio que potenciará la economía, pero por construir carreteras, estadios de fútbol, piscinas o vías férreas las regiones no crecen, la prosperidad no se genera en unos presupuestos, esas infraestructuras son el resultado de una economía y una sociedad dinámicas, no de que ‘’papa estado’’ con su mano divina invierta dinero y se endeude.

La sociedad avanza porque entre todos la hacemos avanzar, no porque una pandilla de manirrotos, prepotentes obsesionados con darse publicidad malgaste el dinero del contribuyente en obras faraónicas. Con eso lo único que conseguimos es llegar a donde ya estamos, en un rumbo fijo a la miseria, endeudados hasta las cejas, en manos de necios y con una alarmante falta de transparencia sobre la situación real. El mundo avanza con ideas nuevas, no con recetas de nuestros abuelos, preparémonos para el futuro y no para el pasado.