Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 07 de marzo de 2021
  • Actualizado 07:11

Golpe de Estado Contemporáneo en la Democrática UE y cómo afecta a Navarra

Golpe de Estado Contemporáneo en la Democrática UE y cómo afecta a Navarra

La “orden ministerial” del gobierno de Sánchez para confinar Madrid es un ataque directo para tomar el control político de esa Comunidad, buscando la destrucción de su poder económico, es decir, buscando llevar a cabo desde el Gobierno el sueño de sus aliados secesionistas del Prusés de proceder a la destrucción del poder económico "centralista", asociando ese poder económico actual con el "régimen del 78" mientras se lanza y promueve la idea de creación de una nueva "kasta empresarial" que estaría promocionada por ser afín al "republicanismo". Esto es exactamente lo mismo que ha hecho y hace el secesionismo supremacista del Nacional Socialismo de ERC y afines en Cataluña o ETA y el nacionalismo "vasco" en la CAV y en Navarra, ante la ceguera de los demócratas, sobre todo en Navarra, que nunca ha sido “vasca” sino “vascona”, y que han sido incapaces de generar un ideario moderno alternativo al “euskalberri” sumidos en sus intereses y dogmas del Siglo XIX. Es decir, los gobiernos nacionalistas de Cataluña o la CAV ejecutan una política activa de promoción de empresarios afines por medio de leyes ad hoc, subvenciones o preferencias de otro tipo y esto mismo es lo que pretende hacer el Gobierno de España en el trozo de España que se ha adjudicado (ya lo hizo Rajoy en cierto modo con sus empresarios afines en vez de usar la ley contra todo este atropello antidemocrático, como se vio en la Ley sobre el “Valle de Arán”) con la idea de propiciar con ello un cambio "de régimen" hacia la republica, premio y condición a la vez para los empresarios de ese "cambio de empresariado" que proclaman, apoyándose para ejecutar este plan, que pasa por la destrucción de "Madrid" como fuerza económica determinante, en la discrecionalidad y arbitrariedad con que se pretende utilizar la financiación de la UE que se advierte en la falta total de transparencia sobre sus gestores, fantástico “comité de expertos” como el de Illa en la pandemia. Habría que ver qué ha prometido a los alemanes por su apoyo a este plan (convertir a toda España o a su trozo de República Polinazional tras las secesiones, en "landers" alemanes asociados, digámoslo así). Y habría que ver cuál es el papel de la masonería europea (que controla los partidos del Parlamento Europeo) y de la propia Presidente de la Comisión, Úrsula von der Leyen, en esto. Es obvio que los empresarios ya han sido "avisados" de este Gran Plan Republicano por Iglesias. Golpe de Estado Contemporáneo en la Democrática UE, podría ser el titular adecuado. Manipulando el Imaginario que determina la "voluntad popular" por medio del control de televisiones y radios alimentadas por sus afines, contra el "pueblo" por cuya Constitución y Jefatura del Estado juraron o prometieron.

Todo esto se venía venir, de una forma u otra, desde hace años, y por eso se escribió “Sobre Navarra”. Navarra, el “otro estado” soberano de España, con la que tenemos una relación “ecuo principal” cuya legitimidad es muy anterior al actual sistema Constitucional, esa Navarra que tiene más razones y legitimidad que, pongamos, Andorra, para ser soberana e independiente, está a merced de sus enemigos: los nacionalistas “vascos” y su ala fascista radical, el nacional comunismo “euskalberri” de Alsasua Herría, que siguen alimentando el imaginario “alsasuizado” de decenas de miles de navarros con la mentira, adoptada como doctrina también por una izquierda totalmente obsoleta y totalmente fascistizada como es el actual Partido Socialista de Navarra (de Podemos, que es una marca blanca de Bildu/PC, no merece la pena ni hablar) de que Navarra “es vasca”, contra toda realidad histórica, amparándose en la fantástica equiparación promovida por la presunta “inteligentsia” nacionalista de que “vascones” y “vascos” es lo mismo, cuando la realidad es que lo que “es lo mismo” son los “navarros” y los “vascones” (un decir, son los vascones- una realidad cultural compleja pero con una entidad diferenciada evidente a ojos de los romanos- los vascones romanizados y todas las aportaciones posteriores lo que acaba generando el Reino de Pamplona en nombre precisamente de la legitimidad romanizada del país contra la ilegitimidad de francos, visigodos o musulmanes, y el posterior Reino de Navarra y a los actuales navarros) y que los navarros, hablaran la lengua que hablaran entonces o hablen hoy NUNCA hemos sido ni seremos “vascos”, porque somos navarros, de Vera a Cortes y de Isaba a Viana, e incluso algo más allá. 

Navarra está a punto de perderse para siempre: si su gente no mantiene su imaginario veraz y libre su patria tampoco será libre. Ya se decía en Obanos hace 700 años. Navarra es el detentador de soberanía que la actual izquierda golpista pretende entregar al nacionalismo “vasco” a cambio de su apoyo en el trozo de España que les quede tras “el proceso”. Y no estamos preparados. No se ha organizado un Partido Nacional de Navarra, por la democracia y la libertad, que defienda nuestra soberanía, vigente a pesar de 1841 y de la transitoria 4, y promueva la independencia de nuestro estado soberano si la España constitucional y democrática acaba balcanizada y rota (último deseo de sus enemigos) por el aprendiz de Milosevic que es Sánchez y su socialismo. Ni se están organizando en cada pueblo navarro, autónomamente, grupos de autodefensa de Navarra preparados para lo que parece evidente que va a suceder, si el socialismo “navarro” no cambia su actual política vende patrias. ¡Hacedlo! ¡Hacedlo ya! Recordad, sobre todo lo jóvenes, que sois nuestro futuro: somos Navarra. Es necesario auto organizarnos en cada pueblo, merindad y ciudad establecer contactos. Y hay que hacerlo, desde las cuadrillas y desde las casas. Ha llegado la hora de poner todo nuestro esfuerzo, democráticamente y reivindicando los derechos humanos y la ley, en defender Navarra contra la totalitaria y ficticia Euskal Berría que nos pretenden imponer. Hoy, ahora, ya, pongamos en las entradas de nuestros pueblos libres ¡Euskal Berría, kampora!