Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 09 de diciembre de 2019
  • Actualizado 22:41

No todo sale mal

A Zurrumburrún

La izquierda española está recuperando su discurso tradicional, y empieza a decir “España” en lugar de “Estado”. Durante los años 70s y 80s confundió como progresista todo lo que sonase a antifranquismo. Hoy han mostrado los separatistas lo peor del odio a España,  a lo español y su supremacismo.

Por el apoyo al 155 el PSOE ha conseguido la consolidación interna de Pedro Sánchez. Sus barones le han aplaudido y los militantes socialistas, también. El procés es el causante del distanciamiento entre PSOE y Podemos.

 Roto el tabú de la no aplicación del artículo 155, tanto en Navarra como en el País Vasco estamos más tranquilos pues el fracaso de la secesión en Cataluña, se lo pone más difícil a los Bildus. La tontuna del Gobierno Barcos de apoyar al secesionismo catalán le hace perder credibilidad.

"El paso del tiempo visibilizará el quebranto del engaño secesionista”

El derecho a decidir supondría una Europa de 90 naciones. Al independentismo se le están cayendo los velos progresistas que tapaban sus vergüenzas. Las grandes movilizaciones contra el procés, ha fomentado el resurgimiento de un discurso más español.

El sistema de financiación autonómica y la reforma de la Constitución habrá que acordarlas entre todos y para todos. El nuevo modelo deberá posibilitar la nivelación de los servicios que se prestan, pues de lo contrario es ahondar en una situación muy complicada para las comunidades que tienen menos renta.

La ley tendrá que ser dura con los responsables de tanto desaguisado. Se han fracturado sociedad, familias, amigos y compañeros de trabajo. Se ha perdido la reputación de España, no sólo de Cataluña. Y habrá retroceso económico con la huida de empresas... El paso del tiempo visibilizará el gran quebranto producido por los engaños secesionistas.