Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 19 de septiembre de 2020
  • Actualizado 14:07

Erosión en zonas de matarrasa tras la tormenta

Así ha quedado la zona tras las tormentas
Así ha quedado la zona tras las tormentas
Erosión en zonas de matarrasa tras la tormenta

Como era previsible la tormenta del pasado 8 de Junio, sin ser excepcional en cantidad de precipitaciones (entre 10 y 15 litros por metro cuadrado) tuvo un efecto devastador en las zonas de Tudela donde recientemente se efectuaron las talas de pinares a matarrasa.

Toneladas de materia orgánica acumulada por los bosques durante décadas fueron arrastradas en pocos minutos desde la plana de Santa Ana hacia el Ebro por los barrancos. La ausencia de arboles, que laminan los golpes de agua amortiguando los efectos negativos de las tormentas, han sido determinantes en esta pérdida de suelo. Especialmente graves han sido los efectos en las laderas y terrenos con ligera inclinación, pero también apreciables en zonas planas con escasa vegetación tras la matarrasa. Sobre el terreno, la diferencia entre las zonas deforestadas y no deforestadas son evidentes. 

Si no se recupera urgentemente la vegetación eliminada, con una reforestación de especies arbóreas o arbustivas, será cuestión de tiempo que se pierda progresivamente la mayor parte de la materia orgánica de esas 50 hectáreas deforestadas, evolucionando hacia los suelos empobrecidos característicos de las estepas. Algunas áreas en pendiente parecen abocadas a formar badlands o baldías.

20170611_130310

20170611_124836

+ Fotografías en el Facebook: Karrasko Tudela