Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 26 de febrero de 2021
  • Actualizado 10:16

Tenemos que seguir alertando sobre el fracking

Tenemos que seguir alertando sobre el fracking

El pasado 19 de octubre se celebró el "Global Frackdown", día internacional contra el fracking. Esta es la segunda edición de una iniciativa a nivel internacional para prohibir la fractura hidráulica. Ecologistas en Acción Navarra se suma a esta campaña de sensibilización, ya que seguimos trabajando para dar a conocer los peligros de esta técnica de extracción de hidrocarburos no convencionales.



Los pasos dados en Navarra han sido importantes. En un año se ha conseguido informar y movilizar a la población, municipios e instituciones. Pese a ello, la línea trazada por el Gobierno Central del Partido Popular con el apoyo de UPN es muy clara, y los permisos de estudio se han seguido concediendo pese a las dudas y las críticas.



Muy importante es el paso dado por los municipios que se han declarado libres de fracking. También es muy importante que el Parlamento de Navarra haya prohibido por ley esta técnica en nuestra comunidad. Pero vamos a ver cómo queda todo, ya que el Gobierno Central tiene intención de recurrir este acuerdo.



Por todo ello y frente a la opacidad de las empresas seguiremos aportando datos que muestren los peligros de esta técnica:



• CONTAMINACIÓN DE ACUÍFEROS: Los acuíferos situados en las zonas de extracción del gas de esquisto están en formaciones rocosas muy vulnerables a cualquier agente extraño o contaminante. Teniendo en cuenta que sólo se recupera entre el 15% y el 85% del fluido inyectado, los productos químicos pueden alcanzar los acuíferos.


• EMISIÓN DE METANO: Con la extracción del fluido inyectado en el subsuelo se emite a la atmosfera el doble de metano que en un pozo de gas convencional. El metano produce 23 veces más efecto invernadero que el CO2.


• EMISIÓN DE PARTÍCULAS RADIACTIVAS: Al extraer el fluido se liberan de forma no voluntaria partículas radiactivas que se encuentran en el interior de la capa terrestre, como, por ejemplo, radón: capaz de provocar cáncer de pulmón.


• FUERTE CONSUMO DE AGUA: El fracking requiere más de 19 millones de litros de agua limpia por cada pozo y operación, el equivalente al consumo anual de agua de 1.000 familias españolas, lo cual es un despilfarro de un bien escaso.


• AUMENTA EL RIESGO DE SISMICIDAD: Las perforaciones, las explosiones que se provocan para agrietar las rocas y la inyección masiva de líquidos pueden afectar directamente a las fallas y provocar movimientos sísmicos.



Navarra se encuentra en la tercera zona con mayor actividad sísmica de España. Comprobamos, de nuevo, como las intervenciones del hombre sobre las fallas pueden traer consecuencias, como, por ejemplo, en el proyecto de almacenaje de gas en el Mediterráneo denominado Castor. Allí los preocupantes terremotos han movilizado a la población.



Pero lamentablemente el Gobierno Central continúa adelante con los proyectos de fracking. En esta línea, el Senado acaba de determinar que estos proyectos sean sometidos a evaluaciones de impacto ambiental, ya que no lo estaban. Pero para nosotros no cabe una regulación adecuada de la técnica, ya que los riesgos que conlleva son de tal magnitud que únicamente cabe la prohibición



Sólo tenemos que observar como en aquellos países donde se ha implantado esta técnica se han contaminado ya acuíferos, suelos y aire; o estudiar los informes de institutos internacionales para comprobar los peligros que acarrea el fracking. Una técnica que intenta extraer las últimas migajas de combustibles fósiles del planeta. Frente a este modelo caduco debemos centrar nuestros esfuerzos en reducir el consumo de energía y apostar decididamente por un sistema basado en las energías renovables, limpias y seguras. Cuanto más tardemos en realizar este cambio mayor será el daño para el planeta y para nosotros mismos.