Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 09:49

La Felicidad un estado natural del ser humano

La Felicidad un estado natural del ser humano

Nadie debe de pasar un río, si no quiere mojarse, por su cauce, debe de crear un puente, o pasar por encima de las piedras que asoman.



La humanidad necesita conocerse a sí misma, saber las potencias que encierra su cuerpo.



Todos tenemos, dentro de nosotros mismos, todas las Leyes que hacen que el Universo exista.



La ignorancia en ello hace que una y otra vez tropecemos en la misma piedra, de la dependencia, cuando no confiamos en nosotros mismos, de ahí la fuerza de las sectas.



Debemos de enseñar a nuestros hijos a ser autónomos y solidarios pues somos sociables por naturaleza.



Sólo el conocimiento vence a la ignorancia y eso se consigue con trabajo, estudio, auto disciplina, respeto y colaboración.



Conocer las técnicas para desdoblarse en dos: Observador y observado, nos ayuda a ello, pues si no trascendemos el intelecto y la razón, sólo tendremos pensamientos que reflejan el poso o residuo que queda en nuestra memoria, y sólo emitimos información acumulada.



Nuestro cerebro, como una emisora de radio, puede recibir y emitir información, cuando pensamos emitimos, y sólo reciclamos lo que ya tenemos grabado. Eso puede ser innovación pero no aprendemos, nuevos elementos, sólo cuando trascendemos a los estados de conciencia, que tenemos dentro de nuestra mente, recibimos información trascendental del Akas o Dios, que está en nuestra mente o Yo superior y así aprendemos nuevos conocimientos, esa es la diferencia entre innovar e inventar.



Cuando sepamos desarrollar nuestras fuerzas naturales en nosotros mismos, no necesitaremos sectas, o religiones que nos manipulen, por fin pasaremos de niños a adultos, responsables, para compartir, con los demás, nuestras fuerzas naturales, sin hacerles esclavos nuestros, convenciendo en vez de venciendo.