Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 26 de febrero de 2021
  • Actualizado 16:00

Estamos solos

1258533956.jpg
Estamos solos

Así me siento como comerciante después de la reunión convocada por el M.I. Ayuntamiento para hablar de las fechas más idóneas a la hora de acometer los arreglos del pavimento de la Plaza de los Fueros y calle Concarera.



En la primera reunión que tuvimos, al principio de esta Odisea llamada peatonalización, nos presentaron unos “pobres planos”. Nuevamente, “otros pobres planos” fueron esta vez la herramienta con que el Muy Ilustre nos aclaró las bondades del nuevo proyecto en el que irá incluido el cambio de mobiliario urbano; esta vez sin catálogo, ni foto alguna.



No acudieron a tan importante reunión ni el Sr. Alcalde, tampoco asistió ningún miembro de la oposición, ni de las dos asociaciones de comerciantes de la zona. ¿Tan poco les importamos?, ¿es que no representamos un colectivo importante, con suficiente peso específico, en el desarrollo de esta ciudad? O, quizás consideran más importantes a los comerciantes ambulantes del mercadillo.



Al escuchar la presentación de la concejala de Urbanismo tuve la certeza de que ya lo tenía casi todo hilvanado; sólo les falta nuestro acuerdo para empezar por una esquina o por otra.



Somos conscientes de que las fechas no van a ser propicias para nadie. La intención es empezar a mediados de Enero para finalizar (“llaves en mano”) el 30 de Junio lo más tardar.

La obra va a ser maravillosa, con “total seguridad” para los viandantes, con apenas molestias para el comercio, ya que se van a cerrar los espacios por tramos. Otra vez, al igual que en el 2002, volvimos a hablar de las vallas que se van a colocar, de los montones de pavimentos y escombros que se van a acumular, del polvo y del ruido ensordecedor de los martillos neumáticos, de la circulación de grandes camiones necesarios para la obra. En fin, todo un panorama desolador, que se va a llevar de un plumazo la mayoría de nuestros negocios, patrimonio y futuro inmediato.



-¿Seguro que éstas van a ser las obras definitivas? Le preguntamos.



-Por supuesto. Nos contestó.



Tienen un pliego de condiciones tan exhaustivo y detallista que la contrata no se va a poder mover ni un milímetro. Van a garantizar hasta el número y la procedencia de los trabajadores que van a emplear. Y sobre todo, hay que tener en cuenta la gran novedad: LOS ORLIMP (nueva figura jurídica de las obras de construcción) enlaces entre la empresa y los afectados; personal encargado de limar las asperezas y ayudar en lo posible. En la primera obra ya había un pliego de condiciones y unos plazos que al final se cumplieron, y sin embargo, aquí está el resultado.



Se nos ha dicho que existirá una coordinación directa con la oficina técnica de urbanismo municipal para supervisar las obras tramo a tramo. Quisiera no ponerlo en duda… Que se cumplirán las obras “a raja-tabla” puede depender del tiempo o de la aparición de otras obras adjuntas que disimuladamente se habrán omitido; por ejemplo, sustituir el colector de pluviales de la Plaza de los Fueros, declarado insuficiente, además de colocar unas hileras de “CAPS” previstas (baldosas especiales que llevan un pequeño canalón al estilo romano) o replantear los desniveles desde las fachadas hasta la línea de alcantarillas, hecho éste que obligaría a levantar todo el pavimento.



De las consecuencias y responsabilidades de las obras mal hechas ni “mú”.



Tan sólo dijeron que el M. I. Ayuntamiento está en juicios con la anterior contrata y los antiguos directores de obra para pedirles daños y perjuicios. Evidentemente, en caso de ganar, el Ayuntamiento no piensa repartir con los comerciantes ya que, según dijo la concejal: “las obras son de obligado cumplimiento”, aunque las pérdidas sean por duplicado gracias a la incompetencia ajena.



De los maceteros, los bancos, del quiosco, del caos circulatorio y de la pérdida de influencia de Tudela con relación al resto de los pueblos de la Ribera, lo de siempre: “Sí, ya estamos trabajando en ello”.



Un comerciante apuntó la posibilidad de realizar las obras en periodos distintos de tiempo. Un primero que iría, desde el 15 de enero hasta el 31 de marzo, y una 2ª fase entre el 15 de octubre y el 31 de Diciembre.



Otro apuntó la conveniencia de que los fines de semana y festivos siguiesen trabajando en las obras con el fin de terminar lo antes posible.



Y yo me pregunto si han construido un nuevo colegio público en tan sólo cinco meses con el mismo protocolo de “llaves en mano”, no podrían concluir las obras de la Plaza y Carrera en la mitad de tiempo del previsto por ser ésta más sencilla.



La pelota está de nuevo en el campo del Consistorio. Sólo contamos con nuestras propias fuerzas.