Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 25 de febrero de 2021
  • Actualizado 20:43

CC OO le recuerda al Gobierno que cualquier proceso de reforma debe realizarse con acuerdos entre las partes implicadas

CC OO le recuerda al Gobierno que cualquier proceso de reforma debe realizarse con acuerdos entre las partes implicadas

CCOO de Navarra quiere denunciar la falta de participación e intervención de sindicatos y trabajadores en los cambios y reformas que se están planteando en las empresas públicas de la Comunidad Foral. El Gobierno de Navarra ha anunciado que está estudiando la posibilidad de vender empresas públicas, y los sindicatos y trabajadores del sector se han enterado de ello a través de los medios de comunicación. No es esta la primera vez que sucede: primero fue la creación de la propia CPEN, luego sucedió lo mismo con los nombramientos de los gerentes, después con las dietas y ahora nos enteramos a través de los medios de la última ocurrencia proveniente del Gobierno de Navarra. Las plantillas y sus gerencias se merecen un respeto y una mayor consideración por parte de la administración.

La Federación de Servicios Administrativos y Financieros de CCOO (Comfia), primera fuerza del sector, exige al Gobierno de Navarra que cualquier proceso de reforma se haga siempre con acuerdos laborales entre las partes implicadas, sin escatimar cuantos esfuerzos sean necesarios para tal fin. El sindicato se ha mostrado dispuesto a trabajar con responsabilidad en el proceso de reestructuración del sector y se compromete a aportar propuestas realistas. El silencio a nuestras solicitudes de mantener encuentros a tal fin, no es la respuesta.

Por otra parte, el sindicato ha solicitado la constitución de una Mesa General en torno a la Corporación Pública Empresarial de Navarra (CPEN) que regule de forma homogénea las condiciones laborales del personal de las empresas públicas, un proceso que también deberá contar con la participación de sindicatos y trabajadores.



El sector público empresarial navarro cuenta con 13 empresas públicas (ocho dependen de consejeros de UPN y cinco de socialistas), en las que trabajan unas 1.300 personas. Está prevista una reestructuración del sector que permita un ahorro anual de 28 millones de euros. CCOO luchará para que esta reestructuración afecte en la menor medida posible a los trabajadores.