Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 23 de septiembre de 2020
  • Actualizado 05:20

La Unión, la mejor arma contra la Evasión Fiscal

La Unión, la mejor arma contra la Evasión Fiscal

La lucha contra la evasión fiscal debe ser una prioridad constante para cualquier Estado, que debe poner todos los medios legales, técnicos y humanos para acabar con una lacra que tanto daño hace a nuestras economías y al bienestar de nuestros ciudadanos. Sabemos, sin embargo, que hoy en día poco se puede hacer sin una adecuada coordinación internacional y es en este campo en el que puede jugar un papel fundamental la Unión Europea.

En los últimos días y a raíz de lo ocurrido en Luxemburgo, hemos hablado ampliamente de esta cuestión en el Parlamento Europeo, donde tenemos la obligación de buscar respuesta a este problema, tal y como nos exige la ciudadanía.

En el Parlamento Europeo llevamos años reclamando medidas y adoptando propuestas que permitan avanzar en esta dirección. En el mes de marzo, por ejemplo, aprobábamos una propuesta legislativa para endurecer las normas contra el blanqueo de capitales a través de registros interconectados en la UE, que establece que los Estados miembros supervisen las transacciones de al menos 15.000 euros sospechosas a cargo de bancos y otras instituciones financieras, así como auditores, abogados, contables, asesores fiscales, notarios y agentes inmobiliarios.

Pero queda mucho por hacer en esta materia y la respuesta para afrontar este reto pasa, inevitablemente, por avanzar en la unión económica y fiscal de los Estados miembros aunque, eso sí, respetando siempre la diversidad fiscal de cada uno y de cada región, como el régimen foral navarro.

Debemos luchar sin tregua, por tanto, contra los paraísos fiscales, pero sin que eso suponga menoscabo de las particularidades en materia fiscal de cada país, puesto que una unidad fiscal significa una mayor coordinación presupuestaria, pero sin pretender que eso implique, por ejemplo, los mismos impuestos para todos los ciudadanos, incluso para todas las regiones.

No tengo ninguna duda de que si la Unión Europea fuera una verdadera unión económica y fiscal, hoy la lucha contra aquellos que buscan agujeros legales para no pagar sería mucho más exitosa y ya estaría empezando a dar sus frutos, acabando con unas prácticas que ponen en riesgo los ingresos de los Estados, la soberanía y unos sistemas fiscales justos en todo el mundo.

Pablo Zalba Bidegain

Eurodiputado