Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 03 de julio de 2020
  • Actualizado 15:21

UPN, la tormenta perfecta

UPN, la tormenta perfecta

El 29 de marzo, Baluarte acogerá en Pamplona la celebración del XII Congreso de UPN. Bajo el lema “Navarra, nuestra razón de ser”, la formación regionalista refrescará su ideario enfrentando a sus dos candidatos a presidir el partido, José Javier Esparza Abaurrea y Sergio Sayas López.

Más allá de uno y otro, la formación necesita repensar su ideario porque se encuentra dormida y se ha quedado atrás, muy atrás. La sociedad demanda soluciones y posicionamientos que huyan del simplismo de los mensajes del Blanco o Negro. UPN ha demostrado a lo largo de su historia que es muy capaz de estar a la altura de las situaciones. Supo estar en su sitio y hablar y poner a los demás en orden y, a la Navarra, llegar a acuerdos a derecha e izquierda y avanzar. Ese tirar siempre “p’alante” suyo bien entendido ayudó a progresar a Navarra. Sin embargo, ahora, el cortoplacismo de los mensajes en que se ha caído le ha dejado tan solo que necesita una pensada que este XII Congreso, sin duda, ayudará a realizar. Navarra Suma, su evolución de estos últimos tiempos, no ha añadido nada.

Todos no están contra UPN, es UPN el que se ha quedado solo y ése es, justamente, su problema. No todos los compañeros de viaje ayudan siempre… ¡Venga, que sois parte integrante de Navarra y la clave fundamental de su futuro! Pero olvidaros ya, por favor, del clásico “¡que vienen los vascos!”. Los vascos siempre han estado aquí, en el viejo Reyno. Los malos
son otros, y son muchos.

Como dijeron Diderot y D’Alambert en su enciclopedia -prohibida en España, por cierto, como no podía ser menos en esta tierra nuestra-: “Desconfiar del juicio de la multitud; en los asuntos del razonamiento y filosofía, su voz es la de la maldad, la estupidez, la inhumanidad, la sinrazón y el prejuicio. La multitud es ignorante y bárbara, juzga mal, no es capaz de acciones valientes y generosas”. Como escribió el otro día Trapiello, ojo, “se hace camino al andar”… pero “también nos vamos yendo”. ¡De modo que ánimo! ¡Este XII Congreso es vuestra oportunidad!