Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 30 de marzo de 2020
  • Actualizado 11:36

EDER, viaje a ninguna parte

El sábado se decide algo más que un cese
EDER, viaje a ninguna parte

Esta semana han saltado todas las alarmas. El Consorcio EDER celebró el martes una Comisión Ejecutiva y, en el apartado de preguntas y sugerencias, su Presidente, el alcalde de Tudela, Alejandro Toquero Gil, planteó el cese fulminante del actual Gerente de la entidad, Abel Casado Martínez.

La propuesta sorprendió a los asistentes y no salió adelante porque uno de los miembros de la junta, el nuevo alcalde de Milagro, José Ignacio Pardo, del PSN, salió repentinamente de la reunión y con ello se perdió el quorum necesario para votar siquiera la propuesta. Así están las cosas...

La inmediatez está arrastrando el deseo de Toquero al punto de convocar para este sábado día 23 una Comisión Ejecutiva del Consorcio EDER, extraordinaria y urgente, para atender un único punto en el Orden del Día, ¡y menudo punto!:

"Propuesta del Presidente del Consorcio de desistir del contrato de trabajo que el Consorcio EDER tiene suscrito con Don José Abel Casado y acordar su cese como Gerente con efectos uno de diciembre del presente año 2019, fecha en la que quedará extinguido. Y delegar en el Presidente del Consorcio para iniciar el procedimiento de contratación de un nuevo gerente, bien como personal eventual de libre designación, bien como personal directivo laboral de alta dirección".

Hablando con unos y con otros se puede entender -y es legítimo- que el perfil técnico de Casado no guste a Navarra Suma y que Toquero, como ha indicado a Plaza Nueva, prefiera otro tipo de gerente, más enfocado a las relaciones públicas, que represente junto a Él a toda la Ribera dadas las demandas que arrastramos ante una Pamplona que nos absorve y ningunea. Y es loable el planteamiento, pero las maneras en las que se está promoviendo este cambio en la dirección del Consorcio rompe todos los equilibrios alcanzados con una persona de valía, -eso sí, tachada de "socialista" en los corrillos, ¡menudo pecado!-.

Para ese viaje, no hacían falta estas alforjas. Si nadie discute a Casado la capacidad para promover la cooperación y la forma de entender la gestión, de una forma mucho más colaborativa que la ineptitud que representó la anterior Gerente, Yolanda Marco Álvarez que, puesta a gusto de UPN, con su beneplácito, se pegó años en la entidad no haciendo absolutamente nada ni por EDER ni por nadie de la Ribera ya que hasta vivía en Pamplona... ¿Para qué dar este paso, de estas maneras?

Abel no merecía este trato. Y esta propuesta, llegados a este punto, en estos términos y realizada con estas maneras, con un "procedimiento nefasto", -a decir de la Asociación de Empresarios de la Ribera, AER, al igual que apuntan otros miembros de la entidad-, conduce el trabajo del ente a ninguna parte, dado el actual equilibrio, colaboración y consonancia alcanzados tras varios años de éxitos y avances colectivos riberos más que significativos. EDER pagará esta polémica y trago innecesarios mermando su nueva imagen labrada consensuadamente estos últimos tiempos.

Nunca hasta ahora toda la Comarca había vibrado al unísono... ¿O no se ve cómo estábamos y lo que aún arrastramos? ¿No es poca la falta de transparencia en muchos organismos y otros entes públicos? Ahora se va a sumar así EDER al planteamiento de la "libre designación", el único colectivo que comenzaba a intentar lucir de otra manera con un nuevo equipo, ilusionado y deseoso de trabajar más y mejor?

Sean las que sean las carencias de la entidad, que las tiene, y gordas, ¿no es bastante mejor cómo funciona ahora que lo que había? ¿Para qué se pretende parar algo que está en marcha e intentando hacer que todos los sectores se coordinen y cooperen?

La maniobra de Toquero amparada en la necesidad de apoyo que éste manifiesta para reivindicar la Carta de Capitalidad de Tudela, entre otras muchas cuestiones y demandas eternas de la Ribera ante Pamplona, se podía haber resuelto de otra manera más transitoria que hacer levantar las espadas a todas las poblaciones de la Ribera que ven en ésta una maniobra política interesada para tomar las riendas de un Consorcio ya demasiado liderado por Tudela.

Algunas localidades han insinuado que abandonarán la entidad, de modo que, por favor, le pido al Comité Ejecutivo que sea prudente y comedido... El sábado se decide algo más que un cese.

Alejandro, te van a a llamar Cacique, y no es el caso. Tus ganas de trabajar y avanzar te honran a tí y a tu equipo, pero así no. ¡Mide los tiempos!