Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 06 de junio de 2020
  • Actualizado 23:34

Donación de sangre y verano

Donación de sangre y verano

Suele ser un tema que cada año por estas fechas reaparece como una serpiente de verano. ¿Por qué bajan las donaciones de sangre en verano?

La respuesta fácil podría ser que el buen tiempo, las vacaciones, las fiestas patronales... hacen que los donantes perdamos la noción de tiempo y por lo tanto se nos olvida acudir a donar sangre. Sin embargo no es así.

Un buen amigo suele responder a esta cuestión diciendo que “durante el verano, los donantes de sangre habituales, al igual que el resto de ciudadanos, simplemente se van de vacaciones. El problema son los ciudadanos que pudiendo hacerlo, no donan sangre ni en verano ni el resto del año”.

Anécdotas a parte, la realidad es que la donación de sangre debe de ser lo más constante posible a lo largo de todo el año para poder atender con holgura las necesidades de todos los centros hospitalarios de Navarra.

Durante el verano sigue habiendo personas que para superar enfermedades e incluso salvar su vida, dependen de las donaciones de sangre, es decir, del compromiso y la solidaridad de otras personas.

Durante las vacaciones, durante nuestras vacaciones sigue habiendo tratamientos oncológicos, se siguen haciendo cirugías complejas, siguen naciendo niños y niñas, puede haber accidentes, catástrofes, pueden producirse trasplantes... En definitiva la vida sigue su curso.

¿Qué tal si este verano pensamos en esas personas que nos necesitan, que necesitan nuestras donaciones? A fin de cuentas no estamos tres meses de vacaciones y si nos organizamos un poco y hace tiempo que no hemos donado sangre, serán sólo unos minutos antes o después de un viaje, antes o después de irnos a las fiestas de nuestro pueblo, unos minutos de ese día nublado y fresco que no está para piscinas y ¿Qué son unos pocos minutos cuando está en juego toda una vida?

Desde ADONA, os animamos a donar sangre, en verano también, siempre que nos encontremos bien de salud y haga más de 3 ó 4 meses que no hemos donado. Pero además, si nunca has donado este puede ser un buen momento para iniciarte en este ritual de vida. Te sentirás muy bien y harás que otras personas se encuentren mejor.

¡Feliz verano 2018! ¡Este verano, vamos a donar!