Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 06 de abril de 2020
  • Actualizado 16:46

Efectivamente, toca yá. Y es que cuando hablamos de patrimonio, inevitablemente estamos contemplando, un edificio con varios siglos a sus espaldas. Por tanto toca casi siempre.

Pero sobre todo, toca no caer en el olvido. Estamos al final de una legislatura, en la que parece que hay una consigna: sálvese quien pueda.

No hay más que ver, cómo los presupuestos se prorrogan, aunque eso vaya en contra de los ciudadanos, y nos quedemos en la más completa indefensión, hasta que venga el siguiente y lo arregle,

si puede claro.

"La Catedral es la columna vertebral de nuestro turismo"

 

Pero continuando con el patrimonio, vemos como nos estamos acercando al final de las inacabadas obras, otra vez más, del conjunto escultórico del claustro de nuestra Catedral de Tudela. Lamentablemente se va a cerrar en falso, una intervención, a la que se le ha dejado sin dotación económica, después de haberla prometido.

Tengo la enorme sensación de que, una vez más, nos han birlado la cartera y quien corresponda, no se ha enterado.

Y esto me produce un gran temor, para la continuidad, en el mantenimiento de todo nuestro patrimonio tudelano, que no es sólo el conjunto catedralicio. Pero es la columna vertebral de nuestro turismo.

Por tanto, la llamada urgente por parte de la concejalía de Cultura, de Tudela, a todas las partes interesadas, de dentro y fuera de nuestra ciudad, para formar un equipo de trabajo y seguimiento, de los proyectos necesarios y de las promesas incumplidas, tiene, inicialmente, todo nuestro apoyo. Y ya les contaré, quiénes se desmarcan de sus obligaciones en esta tarea, fundamental para nuestra ciudad de Tudela.