Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 15 de julio de 2020
  • Actualizado 09:20

Reconocimiento

Reconocimiento

Los Amigos de la Catedral de Tudela, hemos celebrado nuestra Asamblea Anual y hemos podido dar un repaso, a todos los proyectos e ideas en las que pusimos muchas ilusiones, desde un principio. El balance no puede ser mejor, en cuanto a resultados, con un notable cumplimiento de nuestros objetivos.

No hubiera sido posible sin el compromiso de los más de ochenta miembros de la Asociación. Mujeres y hombres, procedentes de distintos puntos geográficos, siendo l0s tudelanos, una mayoría indiscutible. Pero también tenemos apoyos de fuera de nuestra ciudad, comunidad foral, incluso de nuestro país.

Confirmando que la cultura no tiene fronteras y que nuestras iniciativas estaban en el buen camino. Que nuestro patrimonio es conocido, en gran parte del mundo, gracias a historiadoras que, como Marisa Melero, no se cansaron de descubrirnos la belleza de nuestros monumentos y lo divulgaron en una gran mayoría de Europa y América.

Las obras del Claustro, terminadas, la puerta de la Magdalena y la Puerta del Juicio, comienzan su restauración este mismo año, mostrando nuestro conjunto catedralicio, todo su esplendor.

"No podemos olvidar Humilladero ni Casco Antiguo"

 

En cuanto a la divulgación, no sé cómo agradeceremos a Blanca Aldanondo y Diego Carasusán su extraordinario trabajo, que no contentos con prepararlo durante tres años, ahora les toca viajar por toda España y en museos, universidades y colegios, impartir su clase magistral y dejando a medio mundo con la boca abierta, de admiración. Impagable.

Así que bienvenida la reapertura del Claustro, con una programación muy bien cuidada por parte de Castel Ruiz. ¡No dejen pasar la oportunidad de visitarlo!

Gracias a todos por vuestro apoyo, entusiasmo y esperanza en el futuro. Y no me quiero olvidar de los medios de comunicación, que con su colaboración nos están permitiendo recuperar nuestro patrimonio. Alguna vez teníamos que dar el reconocimiento, a quien se lo merece.

Y como dije a nuestras autoridades el sábado, al pie de los capiteles, esto puede que fuera un sueño conseguido, pero les advertí: Tenemos más sueños y no podemos olvidar, proyectos como el Humilladero, reclamado acertadamente por Josemari Blanzaco o el Casco Antiguo. Seguro que hay más.

Luis Durán Arregui

Amigos de la Catedral