Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 20:11

El retrato de Juan Carlos y las prioridades de Izquierda-Ezkerra

El retrato de Juan Carlos y las prioridades de Izquierda-Ezkerra

El pasado lunes día 15 de junio, la Mesa y Junta del Parlamento de Navarra acordó a instancias de una Declaración Institucional presentada por nuestro Grupo Parlamentario la retirada de un retrato del ciudadano Juan Carlos de Bobón que presidia la Sala de Gobierno de esta institución.

El retrato en cuestión, obra del pintor pamplonés Miguel Echauri,  tras su paso por la anterior sede del Parlamento y posteriormente por el despacho del Presidente, en la actualidad se ubicaba en la Sala de Gobierno del Parlamento. La semana pasada, con la habilitación de esta sala para el uso de los distintos Grupos a consecuencia de las nuevas medidas de seguridad higiénico-sanitarias y de distanciamiento social, observamos el cuadro del ciudadano Juan Carlos de Borbón en su honorifico emplazamiento.

Este re-descubrimiento, coincidió simultáneamente en el tiempo con el conocimiento a través de la prensa de que la Fiscalía del Tribunal Supremo decidía investigar el papel desempeñado por el ciudadano Juan Carlos de Borbón en las supuestas comisiones pagadas por la adjudicación a empresas españolas de las obras del llamado AVE a La Meca. Hechos por cierto, ya denunciados en la inadmitida querella criminal registrada hace año y medio en el Tribunal Supremo por Izquierda Unida, el Partido Comunista de España, y el Foro de Abogados y Abogadas de Izquierda.

En su calidad de ex jefe del Estado, no existía ninguna normativa u obligación legal de exponer o mantener un retrato de esta persona en ningún espacio o dependencia institucional, y dado que este Parlamento debe ser a nuestro entender un referente en cuanto a transparencia política, honradez económica, y honorabilidad institucional, consideramos oportuno solicitar de inmediato la retirada del citado retrato. Y dicho y hecho, en apenas unas pocas horas el emérito retrato pasó a encontrar acomodo en un discreto almacén del edificio. 

Tras la aprobación de la retirada del cuadro del ex Jefe del Estado, que no del apoyo a la creación de una Comisión de Investigación en el Congreso de los Diputados (quizás demasiado republicanismo concentrado para algunos en una sola Declaración Institucional), el portavoz de Navarra Suma banalizó públicamente sobre nuestras iniciativas y sobre las prioridades de Navarra. Esto, algo muy típico de la derecha lo de descalificar y ridiculizar las propuestas ajenas, denota que a algunos aún les cuesta digerir que existan mayorías alternativas que construyan consensos distintos a sus intereses. Intereses, por cierto en este caso, aparentemente más cercanos a proteger y salvaguardar la dañada figura del antiguo monarca que a dignificar la imagen de la casa de todos los y las navarras.

En cualquier caso, no debe ser ningún secreto para el señor Esparza ni para prácticamente ningún ciudadano o ciudadana de nuestra comunidad, el sentir republicano de nuestra coalición, y nuestra continua y constante defensa de un proyecto republicano de futuro para nuestro país.

En estos momentos de grave crisis económico-sanitaria a consecuencia de la pandemia del COVID-19, la máxima prioridad de nuestra coalición es la construcción de una salida social y justa a la crisis, alejada de las fracasadas recetas neoliberales que tan fausto recuerdo nos dejaron hace unos pocos años.  En la Comisión Especial sobre el Plan Reactivar Navarra - Nafarroa Suspertu que se viene desarrollando durante las últimas semanas en el Parlamento de Navarra, hemos presentado 39 propuestas de resolución orientadas a fortalecer el desarrollo económico de Navarra centrado en las personas y lo social, a blindar los servicios públicos, y a evitar cualquier recorte social. En definitiva, 39 propuestas de resolución que acorto, medio, y largo plazo suponen un atrevido cambio político, económico, y social, en nuestra comunidad. 

Pero en Izquierda-Ezkerra incluso vamos un pasito más allá, y aspiramos también a elevar ese cambio político, económico y social al conjunto del Estado español. Y a mediante un Proceso Constituyente que rompa definitivamente con los restos de las estructuras franquistas, y con una monarquía salpicada de continuos escándalos, democratizar de la primera a la última de las instituciones del Estado. 

En definitiva, nuestro Grupo celebramos este pequeño paso que supone la democratización simbólica de un trocito de pared del Parlamento de Navarra, y como no puede ser de otra manera, seguiremos trabajando por la completa democratización del estado español. Una completa democratización que únicamente vendrá de la mano de la Tercera República Española.

Marisa de Simón y Carlos Guzmán
Grupo Mixto Izquierda-Ezkerra