Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 07 de julio de 2020
  • Actualizado 10:19
Microrrelato de Charlotte Puebla (Tudela) ganador del XVIII Concurso de Microrrelatos de Tudela.

Al fin, después otro ajetreado día conseguía ralentizar mi ritmo y sumergirme en la lectura.

Volví a retomar el bestseller de Kafka que ya había empezado a coger el polvo. Una vez abierto, sólo quedaba deslizar la mirada y dejarse llevar por aquella cascada de palabras.

Instantes después, ya estaba absorta en mi lectura y mis ojos tomaron un ritmo de frenesí, como si corriese libre sobre el papel. La tranquilidad no había durado mucho. En ese accelenrando, casi podía acariciar la textura de las páginas con olor a polvo y moho. Un auténtico placer terrenal.

Pero tal fue mi desgracia, que el condenado humano cerró bruscamente el libro dejándome aplastada a mitad del relato, como un punto más.

Charlotte Puebla