Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 07 de junio de 2020
  • Actualizado 05:09

La realidad de Correos

La realidad de Correos

Voy a hablar de mi gremio apoyándome en unas fotografías que evidencian en una sola imagen lo que realmente son los servicios públicos esenciales  para cualquier sociedad, y que debemos cuidar y mantener ajenos a la mano destructora del libre mercado.

Aquí vemos las cinco patas que deben ser, y así lo fueron en su momento, sobre las que descanse el bienestar de la ciudadanía: Educación, Sanidad, Servicios de Urgencias, es decir Bomberos y Policía, y Correos. Obviamente la educación no se ve, pero sin ella nada funcionaría, y en esta imagen está dentro de cada uno y una de los y las profesionales, pues no lo serían sin ella.

Si no asumimos que Correos tiene que dejar de ser un negocio y que tiene que volver a ser parte de la Administración General del Estado, no hemos entendido nada de todo lo que está pasando. Hay que aprovechar la evidencia de que el Gobierno nos ha situado para realizar el servicio que nunca debimos dejar de hacer y de ser. Correos no puede depender de multinacionales sin escrúpulos. Y en referencia a esto, se debería hacer ver que el reparto de la paquetería tiene que dejar de ser la jungla salvaje que ha sido hasta ahora, con trabajadores con furgonetas llenas de paquetes, falsos autónomos, etc. Es imposible que así haya la menor posibilidad de seguridad laboral. La precariedad en este terreno es inhumana, por lo que hay que regularlo ya. Por eso creo que el interlocutor no puede ser un presidente con un equipo directivo que ha gestionado esta crisis en contra de cualquier criterio sensato acorde con la salud de sus trabajadores y trabajadoras y de la ciudadanía en general, anteponiendo el sentido mercantil de una empresa que pagamos todas y todos, incluso en contra de las propias directrices sanitarias, y que están, si el conjunto de trabajadores y trabajadoras nos lo proponemos, en el disparadero. El interlocutor ha de ser directamente el Gobierno. Porque este Gobierno, por muchos de sus componentes, va a ser receptivo a este planteamiento. Llamemos a su puerta con todos estos argumentos desarrollados, y estoy seguro de que la inefable aventura neoliberal de convertir Correos, un demostrado en estos momentos servicio público esencial, en una simple filial de Amazon, que es en lo que la están convirtiendo, habrá terminado.

Correos, con este Gobierno y con el impulso de las trabajadoras y trabajadores, puede volver a ser lo que nunca debió dejar de ser. Salud...!!!!

Un trabajador de Correos
Plataforma de Eventuales de Correos- PEC