Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 21:55

Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía

El 17 de junio se celebra el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía
 Día Mundial de Lucha contra  la Desertificación y la Sequía
Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía
Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía

Cada 17 de junio Naciones Unidas celebra el Día Mundial contra la Desertificación y la Sequía, este año 2020 el tema central será la producción y el consumo incesante de la humanidad. 

La desertificación es la degradación del suelo en zonas áridas o semiáridas como nuestro monte de Valcardera, un paisaje similar a Bardenas o Monegros pero menos conocido y más modesto en extensión. A veces menospreciados, estos interesantes ecosistemas a menudo son denominados desiertos, erróneamente puesto que en ellos no escasea precisamente la vida y por su régimen de precipitaciones y temperaturas se califican como estepas.

Esta degradación de la tierra está ocasionada por una combinación de factores humanos y climáticos. La sobreexplotación, el mal uso de la tierra, la deforestación o el sobrepastoreo provocan empobrecimiento del suelo dejando a éste desprovisto de vegetación. 

La vegetación actúa como una capa protectora del suelo. Las hojas, tallos y otros restos vegetales caídos absorben parte de la energía de las gotas de lluvia, del agua en movimiento y del viento, mientras que los sistemas radicales, contribuyen a la resistencia mecánica del suelo.

La desaparición de la cubierta vegetal provoca que el viento y el agua arrastre la materia orgánica y convierta el suelo en una superficie árida donde las semillas de las plantas germinan con mucha dificultad. Por eso es muy importante mantener en buen estado la cobertura vegetal; árboles, arbustos y gramíneas sujetan la tierra e impiden que aire y tormentas barran la superficie de la tierra. Todos ellos contribuyen a retener la materia orgánica, fertilizar la tierra. Posteriormente la propia vegetación, a través de la evapotranspiración de las plantas, contribuye al ciclo hidrológico fomentando las precipitaciones y generando de esta manera más vegetación. 

El Ayuntamiento de Tarazona, con la ayuda de los escolares de 4º de primaria de los diferentes centros escolares de la ciudad, realiza anualmente restauraciones de la vegetación de sus montes utilizando siempre especies autóctonas adaptadas al suelo y clima de nuestra comarca. Pero, además de fomentar las reforestaciones, también es preciso luchar contra los incendios forestales, haciendo un uso responsable de los fuegos agrícolas, no arrojando colillas al suelo ni dejando residuos o basuras en el campo o respetando la prohibición de circular por el monte con vehículos a través.

Debemos recordar también que si queremos plantar en nuestro jardín un tomillo u otra especie de las que vemos habitualmente por el campo no debemos arrancarlo del monte, pues además de contribuir a la destrucción de la vegetación se secará y morirá en unos días ya que la mayoría de las plantas no toleran bien el trasplante a raíz desnuda. 

Según Naciones Unidas la principal causa de la desertificación y la degradación de las tierras es la producción y el consumo de alimentos.

El crecimiento demográfico y el incremento de la población urbana intensifican la demanda de tierra para producir alimentos, forrajes y fibras textiles. Mientras tanto, la salud y la productividad de la tierra cultivable están disminuyendo, un declive que se ve empeorado por el cambio climático. 

Hoy en día, más de 2 000 millones de hectáreas de tierras anteriormente productivas se encuentran degradadas. En 2030, la producción de alimentos requerirá otros 300 millones de hectáreas de tierra. 

Se prevé que en 2030 la industria de la moda utilizará un 35% más de terreno. Más de 115 millones de hectáreas, el equivalente a la superficie de Colombia. 

Se ha transformado el uso de más del 70% de los ecosistemas naturales. En 2050, la cifra podría alcanzar el 90%. 

“Si seguimos produciendo y consumiendo como hemos hecho hasta ahora, agotaremos la capacidad del planeta de albergar vida, hasta que no queden más que migajas”, advirtió Ibrahim Thiaw, Secretario Ejecutivo de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULCD). “Para contribuir a la protección y restauración de las tierras, debemos elegir mejor lo que comemos y la ropa que usamos” 

Servicio de Sensibilización Ambiental e Interpretación del Patrimonio      
Ayuntamiento de Tarazona