Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 22 de octubre de 2020
  • Actualizado 04:54

A calzón quitado

Policía Municipal
Policía Municipal
A calzón quitado

Como los ataques que recibimos son directos como grupo político, no queremos hablar en nombre del ayuntamiento, y entendemos, que quienes nos acusan no deben tampoco considerarse portavoces de todo el colectivo de policías locales de Corella. De esta parte del cuerpo de policía local que nos culpa de una mala gestión, hablaremos como dice el refrán: “A calzón quitado”.

Comenzamos con el indescriptible sonrojo que nos produce tanto el encabezado como la despedida de la nota que mandan este grupo de agentes.

Dicen en la primera frase refiriéndose a la falta de agentes para cubrir de manera completa y de forma temporal el turno de noche “En estos momentos tan necesarios, por la situación en la que estamos viviendo…” ¿ahora se acuerdan de los momentos necesarios? ¿y desde el mes de marzo no eran necesarios? Qué recapaciten y recuerden algunos agentes donde han estado todos esos meses de complicada situación para toda la ciudadanía de Corella. Por el Ayuntamiento no se les ha visto durante aquellos días tan necesarios, pero tampoco una llamada de aliento o proponiéndose para cualquier trabajo durante la pandemia. Nada de nada.

Pero vamos a ir más allá en el caso de no cubrir el turno de noche, porque estos agentes tan comprometidos, tan profesionales, tan responsables con la ciudadanía de Corella, no deben recordar que unos meses antes de las elecciones de mayo de 2019, concretamente entre marzo y agosto de 2019, cinco agentes de policía estaban de baja, unos con enfermedades graves, pero otros de manera repentina después de una negociación laboral fallida. La falta de personal obligó a cerrar el turno de noche y algún turno más. Pero entonces no les preocupó. Plantearon un pulso, un órdago a nuestro grupo en un momento crítico ante la cercanía de las elecciones. Creemos que solo consiguieron quedar en evidencia.

Y la frase final, después de no dejar títere con cabeza en dos folios lo rematan diciendo que tienden la mano en busca de soluciones. La frase ruboriza a quien conoce el percal. No nos podemos engañar, ni pretendan engañarnos, porque un grupo muy concreto de agentes no busca soluciones, y si se alcanzara alguna solución en algún momento, estos mismos agentes encontrarían algún otro motivo para mantener el enfrentamiento y de nuevo, encerrados en su bucle de lamentaciones y agravios que dicen sufrir, volverían al conflicto.

Nos centramos ahora en la memorable nota de prensa, con acusaciones primero a la jefatura de policía, de la que hablan hasta de cuatro jefes en los últimos años. Poco diremos de quien ostentaba el puesto hasta marzo de 2019, en el que bajo nuestro punto de vista, se equivocó en su decisión de dimitir. Podrán buscar mil excusas: de credibilidad, de transparencia, pero la única verdad que nosotros entendemos es que antepuso su corporativismo con algunos compañeros, a su puesto de Jefe de Policía. 

De quien los sustituyó, solo tenemos palabra de agradecimiento por sus ganas, su trabajo y su voluntad de solucionar los problemas. Como las palabras de agradecimiento que tuvo él y las dejo por escrito, en agradecimiento a toda la corporación por el trato y el apoyo recibido. Este buen agente, solicitó salir durante un tiempo en comisión de servicios para poder despejarse de la situación vivida durante el tiempo que asumió la jefatura. 

Y si lamentable son las banalidades sobre la gestión de la jefatura, desagradable es ver la posición que mantiene este sector con el actual jefe, en el que, desde el primer día, sin conocer ni su voz, algunos consideraron que si él era amigo del Alcalde, a partir de ese momento el jefe pasaba a ser su enemigo. 

Pretenden desacreditarle por su juventud, pero desconocen su capacidad y voluntad de trabajar decididamente por nuestra ciudad, a diferencia de algunos de ellos que llevan tiempo solo trabajando por ellos y para ellos. 

Hablan de cambios de calendarios y conciliación, y difícil le resulta poder cuadrar un calendario cuando lo que se pretende a través de artificios legales es romper los turnos y dejar cojos los servicios. Hasta el punto último que, en la semana del 23 al 30 de septiembre, cuando la policía podía “ser estos tiempos tan necesarios” un agente solicitó cinco días seguidos de la última semana de septiembre el disfrutar de horas sindicales. Evidentemente se le negó desde alcaldía por necesidades del servicio. A las 9 de la mañana se le entregó la carta de denegación, a las 13:30 del mismo día trajo un parte de baja. Será legal agrupar hora sindicales en cinco días seguidos, pero ¿es ético? y más ¿es responsable en estos días en que la policía podía ser tan necesaria?

Y de más jefes de los que hablan, pues no sabemos de qué hablan. Si hablan de propuestas que se han hecho, se han quedado cortos. Pero les aseguramos que las negativas de las personas no van encaminadas a trabajar con este equipo de Gobierno, si se miran bien, y sabiendo que en esta comunidad todo se conoce, adivinarán los motivos por los que es complicado asumir la jefatura de la Policía Local de Corella.

Y retoman de nuevo el asunto de la Policía Foral con la insistencia en ilegalidades, en costes y en servicio. Coger el rábano por las hojas es lo que hacen acusando de ilegalidades manifiestas recogidas en diferentes informes de órganos internos del ayuntamiento, si son reales ¿por qué no fueron a los tribunales? Como han hecho con otros mil asuntos insustanciales, y con escritos y solicitudes que solo buscan bloquear los servicios municipales. Porque incumplir los puntos de los que hablan, no tiene ninguna repercusión legal si luego se solventa aprobándose la modificación presupuestaria y así se hizo. Esta forma de actuar en la administración se produce en muchas ocasiones, de manera especial cuando ocurren situaciones especiales e imprevistas, porque deben saber que es difícil que haya partida presupuestaría o previsión si lo que ocurre es de manera fortuita. Y es lo que ocurrió, cuando después de no llegar acuerdos en una negociación económica, de una manera clara nos aseguraron entre otros motivos, que si no se les pagaba lo que pedían, dejaban de cubrir los turnos con horas extras. Y tomamos la decisión más correcta a nuestro entender, contratar los servicios de Policía Foral.

Sobre el coste de la Policía Foral una regla de tres sencilla lo aclarará. Si cubrir con los actuales costes de policía local sobrepasan ampliamente los 800.000€ de gasto, y cubrir un turno con Policía Foral ha costado al año 238.000€, cubrir los tres turnos con Policía Foral vendría a ser 714.000€, por lo tanto, algo menos costoso. Además de no tener problemas de cuadrar turnos, cubrir bajas, cubrir vacaciones, etc., la Consejería de Interior ponía siempre dos agentes de servicio en Corella sin ningún coste extra. Así que, por el coste, entendemos que tomamos la decisión más correcta a nuestro entender: contratar los servicios de Policía Foral.

Y por el servicio prestado, a diferencia de la impresión que tienen parte del cuerpo de policía local, y sin caer en exageraciones, una mayoría muy importante de ciudadanos y ciudadanas de Corella valoró de manera muy positiva el servicio que realizó la Foral, donde se percibió una sensación de seguridad y cumplimento del deber que se empezaba a olvidar en Corella. Así que, por el servicio, entendemos que tomamos la decisión más correcta a nuestro entender: contratar los servicios de Policía Foral.

Desgraciadamente, la falta también de efectivos policiales de Policía Foral, y el posible contagio que tenía esta medida en otros ayuntamientos que requerían lo mismo, ha hecho que no podamos tener más tiempo una patrulla diaria.

Lo que nunca haremos tampoco es generalizar esta actitud en todo el cuerpo de policía, al revés, hay agentes tan comprometidos y a los que agradecemos profundamente su trabajo, que la respuesta de algún “¿compañero?” es poner papeles anónimos acusándolos de traidores por hacer su trabajo. Este es el clima que algunos quieren mantener y que vamos a evitar.

Podríamos hacer interminable esta carta, pero aquí lo dejamos, el tiempo y sobre todo las formas nos dirán hacia dónde se dirigen nuestras relaciones personales. Pero que se tenga en cuenta, que a pesar de que haya voluntad de poner palos en la rueda en la gestión municipal, y respetando siempre la labor sindical del conjunto, continuaremos trabajando y conseguiremos, que le cuerpo de policía de Corella funcione de manera satisfactoria en Corella.

Alternativa Corellana Independiente (ACI)