Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 06 de diciembre de 2019
  • Actualizado 04:40

Sin inclusión

Estos días, el nuevo alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, ha informado de que, en contra de las recomendaciones del Defensor del Pueblo Navarro, en Tudela no se valorará el euskera en las oposiciones, ya que considera que hacerlo “menosprecia a la inmensa mayoría de los tudelanos”.

Toquero se atreve a decir que valorar el euskera supondría que personas de la zona vascófona de Navarra o de la Comunidad Autónoma Vasca optaran a plazas en Tudela “en superioridad de condiciones” a alguien de la Ribera y que “se vulneraría la igualdad de condiciones”.  Es paradójico que emplee este argumento, ya que el euskera solo se valoraría en caso de valorarse otras lenguas distintas al castellano, como el inglés o el alemán; así que si lo que preocupa al señor Toquero es la igualdad de oportunidades, debería eliminar también la valoración de otras lenguas. En la Ribera hay cada vez más euskaldunes y sus derechos linguisticos han de estar garantizados. No es de recibo que el conocimiento de inglés o francés se reconozca con 5 puntos en unas oposiciones, y el conocimiento de una lengua propia, como lo es el euskera, no. No valorar el euskera, y por lo tanto, no hacer cumplir los derechos linguisticos de todas las tudelanas y tudelanos es lo que menosprecia a la inmensa mayoría de esta sociedad.

El señor Toquero y la coalición que representa pretenden volver atrás, en Navarra y en todas partes. Pero tenemos malas noticias para él: no es posible. La historia avanza a pequeños pasos, pero es imparable. La cantidad de tudelanas y tudelanos, de riberos y riberas, que saben euskera es cada vez mayor, como lo es su compromiso y su determinación en defensa de sus derechos. Ahí está el extraordinario trabajo de la ikastola y los euskaltegis de nuestra zona, como lo están las más de doscientas personas que participaron en Euskaraldia solo en Tudela, por citar solo algunos ejemplos. En una sociedad como la nuestra, cada vez más cómoda en su propia diversidad, el sectarismo en blanco y negro podrá conseguir alguna victoria temporal, pero tiene la batalla perdida. Pese a todos los obstáculos que intenten colocar en el camino, seguimos y seguiremos avanzando hacia la normalización, la igualdad y la defensa de una Navarra unida, diversa y plural.

Edurne León Sánchez y Aristóteles Fuentes Jiménez
EH Bildu Tudela