Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 17 de noviembre de 2019
  • Actualizado 21:49

El Euskera y la Ribera

El Euskera y la Ribera

Toda la vida hemos escuchado que el euskera y la Ribera son palabras que no casan. Hemos escuchado y seguimos escuchando a UPN decir que el euskera nunca se ha hablado en esta zona; lo del “y nunca se hablará” no lo dicen, pero, si nos remitimos a los hechos, está claro que ese es su objetivo. Un idioma no se habla o no se deja de hablar per se, si hoy en día todas las personas menores de 40 años saben hablar (o al menos se defienden) en inglés es debido a que desde el Gobierno se decidió que en las escuelas se estudie inglés. Lo mismo ocurre con el euskera: que en la Ribera no se hable euskera no es un hecho histórico inamovible, es debido a una decisión política que tomaron UPN y PSN hace 30 años, según la cual a las y los ciudadanos de la Ribera se nos impedía aprender este idioma, que según ellos mismos es un idioma de Navarra. 

Un ejemplo práctico es lo sucedido en algunos pueblos de la Ribera estos últimos meses. A pesar de la falta de información y todas las trabas que existen con todo lo referente al euskera en nuestra zona, en octubre del año pasado algunas vecinas de Cascante pensaron que si en la Educación Permanente para Adultos (EPA) se daban clases gratis de inglés, por qué no se podían impartir también de euskera. Con ese objetivo llamaron a la EPA de Tudela para preguntar, ya que es donde se gestiona la oferta formativa que la EPA da a la Ribera; allí les dijeron que desconocían la existencia de esa oferta. Debido a esta falta de interés demostrada desde Tudela, decidieron llamar al Departamento de Euskera del Gobierno de Navarra y este departamento se puso en contacto con el departamento de EPA del Gobierno de Navarra. Desde allí les dijeron que la oferta de aprender euskera de forma gratuita existía y que recogiesen firmas para demostrar que había demanda, y así lo hicieron. Las firmas se presentaron en el Departamento de Euskera y desde allí las trasladaron a la EPA de Pamplona. Finalmente, después de meses sin saber nada y de impedimentos con la excusa de la proximidad de las elecciones, gracias a la constancia de las vecinas de Cascante lograron que les concediesen las clases, a las que se han apuntado casi 40 personas. 

Después de conocer lo que había sucedido en Cascante, en Castejón también se interesaron por las clases gratuitas de euskera y comenzaron a recoger firmas. En Castejón el procedimiento fue el estipulado por el Gobierno de Navarra en estos casos, a través del Ayuntamiento de Castejón. Las firmas se presentaron en el Ayuntamiento y el animador sociocultural las presentó en la EPA de Tudela, desde donde debían tramitar la petición al Gobierno de Navarra. Desde la EPA de Tudela les dijeron que estaba concedido y el Ayuntamiento de Castejón lo ofertó al pueblo a través de la agenda cultural, se apuntaron 48 personas. Estas personas llevan semanas esperando a que las clases comiencen, ya que en Cascante han comenzado, pero parece ser que no va a ser así, a día de hoy todavía se desconocen los motivos. En Tudela, aunque fuera de plazo, se realizó la misma petición, y sin que haya salido en la agenda cultural, ni se haya hecho ningún tipo de publicidad, casi 90 personas se han apuntado para aprender euskera; debido a que se pidió fuera de plazo y a la poca voluntad del departamento de EPA, estas clases tampoco saldrán. 

Queda claro que en la Ribera hay gente interesada en aprender este idioma navarro, y que cualquier Gobierno de Navarra y cualquier Ayuntamiento debería responder esta demanda ciudadana de poder aprender euskera en las mismas condiciones que el inglés y el francés. Queda también muy claro que son las trabas al aprendizaje, uso y normalización del euskera que ponen UPN y PSN las que hacen que en la Ribera no se hable euskera. 

De momento, en Tudela y en Castejón no se ha logrado que estas clases salgan debido a los  impedimentos y falta de voluntad de la EPA, pero estamos seguras de que el año que viene lo lograremos, no solo en estos dos pueblos, sino en muchos más. Mientras tanto, animamos a todo aquel que quiera a que se matricule en AEK o en la Escuela de Idiomas y aprenda este idioma  que, junto a otros rasgos culturales, nos caracteriza como navarras y navarros. 

Edurne León Sánchez