Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 26 de febrero de 2020
  • Actualizado 07:49

Concentración en la estación de tren de Pamplona en denuncia del cierre de las taquillas de estaciones de Navarr

La Coordinadora anti-TAV de Navarra apoya la jornada de huelga general del 30 de enero en la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra.
Concentración en la estación de tren de Pamplona en denuncia del cierre de las taquillas de estaciones de Navarr

El día 30 de enero saldrá a la calle mucha gente para reivindicar trabajo, pensión y vida digna. Trabajadores, parados, pensionistas... diferentes colectivos sociales de Iruñea, todos con un nexo común, queremos una sociedad diferente. Queremos una sociedad más justa en el reparto del trabajo y la riqueza que produce, más solidaria, feminista, ecologista, respetuosa e inclusiva con el diferente.

Los colectivos que estamos en contra del Tren de Alta Velocidad (TAV/TAP) vemos con rabia y preocupación como avanzan las obras por nuestra tierra, a pesar de que el Tribunal de Cuentas europeo haya dicho que en España, el segundo país del mundo con mas kilómetros de vías de alta velocidad, se ha construido a golpe de interés político y se ha despilfarrado el dinero en una infraestructura que no tiene interés ni rentabilidad económica y social. Estamos hablando de miles de millones de euros malgastados. Y luego los políticos nos dicen que no hay dinero para la caja de las pensiones o para mejoras en educación, sanidad, cultura… que indiscutiblemente son imprescindibles para nuestro día a día.

Nuestros políticos nos dicen que están preocupados por el cambio climático y que van a tomar medidas, pero la realidad es que siguen construyendo la nueva plataforma del TAV al lado de la actual, destruyendo kilómetros de tierra fértil y arrojando a la atmósfera toneladas de CO2. Y mientras dejan que el tren actual, que se podría mejorar fácilmente, vaya perdiendo sus servicios y usos. En Navarra todavía estamos a tiempo de parar esta barbaridad.

En ese sentido, recientemente hemos visto cómo se ha dado un paso más en el desmantelamiento de las estructuras del tren convencional, con el cierre de 150 taquillas de venta de billetes en todo el Estado, que en Navarra afectan a las estaciones de Castejón,Tafalla y Altsasu. Algo que nos lleva a que en Navarra solo queden abiertas las estaciones de Tudela y Pamplona/Iruñea. Por este motivo hemos decidido mostrar nuestra disconformidad y nuestro hastío frente a sus responsables en la estación de Pamplona.

Vemos, por lo tanto, como la construcción y puesta en marcha del TAV consigue que el tren convencional acabe aparcado y desmantelado. Porque todo el dinero que se gasta para ello no puede ser utilizado para el mantenimiento del tren que actualmente disfrutamos. Y no hay que olvidar que es este tren convencional el que da servicios para el transporte de pasajeros tanto en las ciudades como en los pueblos, y es además el que puede llevar mercancías.

Por todo ello os invitamos a participar en la concentración que realizaremos el día 30 de enero a las 11:00 frente a la estación del tren de Pamplona/Iruñea, donde diremos a los responsables de RENFE y ADIF que necesitamos el tren actual y que paren las obras del TAV. El lema de la concentración será “El dinero del TAV para gasto social”. Posteriormente subiremos a la Plaza del Castillo y nos uniremos a la manifestación de la huelga general.

Coordinadora anti-TAV de Navarra AHTrik EZ Nafarroako Koordinakundea