Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 13 de noviembre de 2019
  • Actualizado 08:56

Vergüenza anunciada

Vergüenza anunciada

A veces una imagen vale más que mil palabras y este sin duda es el caso de la fotografía que se dio en el polideportivo de Tudela el otro día, con un chico limpiando afanosamente el agua que una impertinente gotera arrojaba gota a gota al suelo de nuestro polideportivo. No dejaría de ser una anécdota si no fuera porque en medio se estaba jugando un partido de la Liga nacional de futbol sala entre el Aspil Vidal y el Santiago.

Hoy en día la repercusión de cualquier evento deportivo es nacional, lo ven en directo todo aficionado a este deporte y la imagen que dio Tudela fue lamentable, triste y anunciada. Y el problema es que llueve sobre mojado nunca mejor dicho. La liga lleva años pasándonos por alto que la pista, el polideportivo de Tudela no cumple los requisitos exigidos. Los aficionados llevan años exigiendo un nuevo pabellón o una reforma integral de éste. Han pasado varios gobiernos municipales y no se ha solucionado nada, siempre con la esperanza de que no ocurriera nada y jugando con los intereses del equipo, de la afición y de la imagen de Tudela. Finalmente ha ocurrido.

A veces los tudelanos no somos conscientes del mérito que tiene hoy en día el tener un equipo de futbol sala en la división de honor de este deporte, el esfuerzo económico de los patrocinadores, el trabajo de técnicos y dirigentes para buscar a estos patrocinadores en años en que los empresarios no tenían un euro para extras. Dirigentes que contra políticos, adversidades, problemas económicos, etc han conseguido que el equipo ribero esté año tras años en puestos más que dignos en esta División de Honor, un especial recuerdo a José Luis Ruiz y su equipo por todo su esfuerzo.

Pero esto no ha hecho más que empezar. Parece que ahora ya los políticos se han dado cuenta de que hay que afrontar este problema del polideportivo y han decidido hacer algo para que el Ribera Navarra siga compitiendo dignamente… y ahí empieza el lio. Cabían dos posibilidades: construir un pabellón nuevo y reformar el obsoleto existente y…lógicamente se ha elegido la segunda opción. Algo preocupante porque  conociendo cómo se reforman las infraestructuras en Tudela (Gaztambide, piscinas municipales, peatonalización, Parque de la Champiñonera…..), a pesar de que deseo sinceramente equivocarme, no sé si se llegará a tiempo de empezar la liga el año próximo y sobre todo no creo que el presupuesto inicial se parezca al de finalización de obra.

El hecho de reformar y no construir parece ser que es debido al montante de dinero que exige la primera opción pero con la necesidad de instalaciones deportivas que tenemos en Tudela, habría que haber logrado el dinero como fuera. Y es que no se si los gobiernos municipales no ponen el interés o no esgrimen los argumentos necesarios para lograr dinero, no sé si desde el Gobierno de Navarra no se tiene en cuenta a Tudela o que tenemos mala suerte, pero la realidad es que cualquier pueblo por pequeño que sea y por muy pocos habitantes que tenga, de la Cuenca de Pamplona, tienen mejores instalaciones deportivas que Tudela, con su piscina, con su frontón, etc. Ese dicho de que la Ribera está olvidada también se nota en las instalaciones deportivas.