Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 22 de septiembre de 2020
  • Actualizado 20:01

Paseo Pamplona de Tudela

Me voy a referir a la obra de pavimentación del Paseo de Pamplona en Tudela, que finalmente será con losa de granito natural.
Obras en el Paseo Pamplona de Tudela
Obras en el Paseo Pamplona de Tudela
Paseo Pamplona de Tudela

No puedo dejar pasar este hecho, sin hacer algunas puntualizaciones acerca de la elección de un tipo de material que casi siempre resulta conflictivo. Tenemos el precedente de lo que ocurrió hace unos años en la Calle Gaztambide Carrera y Plaza de los Fueros también de Tudela, donde se pagó dos veces la obra ya que hubo que proceder a levantarlo y sustituirlo.  Además, si este pavimento natural se coloca con junta de mortero, resulta poco amable para transitar sobre todo para los zapatos de tacón y poco accesible para personas con cierta discapacidad.  También y después de llevar un tiempo colocado, suele convertirse en un verdadero peligro al resultar tremendamente resbaladizo, como podemos comprobar en la Calle Herrerías cada vez que llueve. ¿Es un mal material? No, pero hay que saber utilizarlo y sobre todo colocarlo en los sitios apropiados

Si el objetivo del Ayuntamiento es que esta zona del Paseo de Pamplona y Calle el Muro, se conviertan en el estandarte de la “nueva Tudela”, por qué se deja en manos de los técnicos municipales la redacción de las bases del proyecto y se les permite volver a caer en errores del pasado.  Se podrían colocar otros materiales más vistosos, más amables para el peatón, menos conflictivos de colocar y mucho más baratos, además con valores añadidos como el hecho de ser “descontaminantes” que con la que está cayendo no es ninguna tontería, como los que se vienen utilizando en otras calles de la ciudad. 

A estos técnicos que no gastan de lo suyo y que son tan exquisitos, habría que recordarles los éxitos conseguidos en pavimentaciones anteriores, como por ejemplo en la Calle Carnicerías y adyacentes de Tudela, donde colocaron pavimentos como la piedra de Ólvega o el pavimento actual, por los que resulta imposible caminar con normalidad. Podrían demostrar su dedicación y profesionalidad cambiando los pasos de peatones que se colocan todavía hoy en la ciudad con materiales que incumplen la normativa de accesibilidad.  Tudela es la única ciudad que coloca una baldosa troncopiramidal en vez de troncocónica, cuando ya se ha avisado en varias ocasiones de esta anomalía sin que se haya hecho ningún caso.

Hay otros argumentos para no pagar la gana y sustituir el carísimo granito natural que hay que traer del otro lado de España, como la necesidad de utilizar productos de la zona, como pide nuestro Ayuntamiento con buen criterio pero que luego el mismo incumple.  La facilidad del suministro y reposiciones, también la puesta en marcha de la economía circular promocionando el consumo de los productos de proximidad, sobre todo si son mejores y más baratos, que generan riqueza y puestos de trabajo en la Ribera que buena falta hacen.

Obras en el Paseo Pamplona de Tudela (Fotografía de Iñigo Morales) - 4