Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 02:17
Repunte en China

Este martes las autoridades locales identificaron nuevos casos del nuevo coronavirus en la ciudad de Pekín que se encuentra en una carrera contra reloj para hacer frente a este caso.

Algunas zonas de la megalópolis de mas de 20 millones de habitantes fueron cercadas con un endurecimiento de los controles de seguridad en algunos complejos residenciales y la prohibición para las personas de alto riesgo de abandonar la ciudad con el fin de evitar que se pueda extender la propagación a otras zonas.

Se trata del brote mas grave en China desde febrero donde las autoridades sanitarias temen un rebrote de la enfermedad.

Se sospecha que pueda ser una cepa mas contagiosa que la anterior que afectó a Wuhan.

Se toman nuevas medidas de confinamiento en esta área.

Debemos de pensar que esto realmente no se ha terminado y que aún queda mucho por dar por acabada la eliminación del virus y todas sus posibles mutaciones.

Las complicaciones y dificultades en las que se pueden encontrar personas que viven a mucha distancia terminan implicando a otras, aunque vivan a miles de kilómetros. El planeta se ha hecho chico.

La frase de “vivimos todos en el mismo barco” se ha hecho hoy más real que nunca.

Ahora es el momento de plantearnos y revisar todos nuestros valores, repensar nuestras actitudes para con el otro, en suma, nuestra forma de vida y no comenzar de nuevo a vivir como si no hubiese pasado nada, como si esto ya hubiera pasado. El virus continuo ahí para hacernos ver que tenemos que cambiar nuestro estilo de vida. 

Se pedía libertad para poder salir de nuestras casas y al final para la gran mayoría la libertad era para poder ir a los centros comerciales a comprar.

Al fin y al cabo, la gran mayoría no vive a gusto consigo mismo. Solo vive quemando momentos. Se nos está exigiendo un cambio de 360 grados.