Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 01 de abril de 2020
  • Actualizado 09:31

La economía funciona como una rueda global, de la siguiente forma. Un pequeño porcentaje de la población puede producir todo lo que necesitamos para vivir: alimentos, ropa, casa, energía. ¿De dónde obtienen estos agentes económicos sus recursos? De una rueda mayor: la provisión de otros bienes y servicios que son placeres, caprichos o mejoran nuestra conexión (entretenimiento, telefonía móvil, viajes o cultura). Si la rueda mayor no gira, la pequeña terminará parando.

El Gobierno ha tomado unas medidas iniciales conocidas por todos, y ha prometido ayudas fiscales o diferimiento del pago de impuestos para evitar que las PYMES tengan problemas de liquidez. Eso está muy bien, pero las cuentas no cuadran ni de lejos: más bien se desequilibran. Como la actividad económica se hunde, los ingresos impositivos asociados a la misma también. Además, aumentan los gastos en una proporción mayor: quien generaba riqueza necesita un subsidio.

Entonces, ¿qué hacer?Es el momento de mirar al BCE (Banco Central Europeo). Debe comprar bonos emitidos por los Estados a un tipo de interés negativo de forma coordinada para financiar la ayuda que van a necesitar las personas.