Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 07 de junio de 2020
  • Actualizado 02:00

Del deporte base a Kobe Bryant

Del deporte base a Kobe Bryant

El fallecimiento de Kobe Bryant ha causado una enorme conmoción mundial. Se han escrito múltiples artículos alabando su gran palmarés, con justo merecimiento. Sin embargo, existe un aspecto impresionante que llama la atención: su evolución de niñato a persona comprometida socialmente. Debemos valorar eso es un su justa medida.

En sus comienzos, fue un jugador insolente con algunos episodios oscuros que no merece la pena recordar. Tras la marcha de Shaquille O`Neal de Los Angeles Lakers tuvo una época difícil en la que comprendió que iba a necesitar de sus compañeros y de una mejora personal continua para permanecer en la élite. Lo hizo estupendamente, ganando dos campeonatos adicionales junto a Pau Gasol. Es más, una vez retirado no dejó de viajar para promover el baloncesto y sus valores personales. De hecho, jugadores de la NBA le contrataban para adquirir competencias y actitudes positivas. Eso es algo que tiene un mérito enorme.

Mientras tanto, deportes minoritarios como el balonmano masculino y el waterpolo (femenino y masculino) han logrado en los europeos grandes éxitos: dos medallas de oro y una de plata respectivamente. Por desgracia, los medios les dejan unos pocos espacios y pasan al olvido al momento. Todo es fútbol. Todo. Basta comparar los salarios de los futbolistas y del resto de deportes (sí, la excepción es el baloncesto). Para salir en un medio informativo sólo vale obtener medalla. El resto, no cuenta.

Pronto llegarán las Olimpiadas. Ser cuarto vale de poco. Y sin embargo, acudir tiene un mérito descomunal.  

Con un fútbol que organiza mundiales de fútbol en Qatar o supercopas en Arabia Saudí, merece la pena recordar a los deportistas de siempre. Aquellos que aplicando los valores de Kobe Bryant, logran mejorarse a sí mismos.